Una operación conjunta entre Interpol y la Agencia de Implementación para el Crimen y la Seguridad (IMPACS) de la Comunidad del Caribe (CARICOM) ha llevado a la incautación de unas 350 armas, 3.300 rondas de municiones y alijos récord de drogas en distintos puntos de todo el mar Caribe.

En la Operación Trigger VII, desarrollada del 24 al 30 de septiembre, oficiales de 19 países coordinaron controles en aeropuertos, puertos marítimos, fronteras terrestres y puntos críticos del interior, actuando en inteligencia que apuntaba a grupos del crimen organizado y personas involucradas en el tráfico de armas y de drogas. También registraron almacenes, inspeccionaron paquetes y realizaron controles específicos en concesionarios de armas de fuego, campos de tiro y empresas de seguridad privada. La policía realizó un total de 510 arrestos durante la operación de una semana, incluido un sospechoso con Notificación Roja de Interpol buscado por asesinato.

Las acciones de la Trigger VII también condujeron a la impresionante incautación de 10,1 toneladas de cocaína y 2,5 toneladas de cannabis, destacando la convergencia de las rutas de tráfico y el uso de armas de fuego para controlar el tráfico ilegal de drogas.

Un centro operativo fue alojado en Barbados. Funcionarios de Interpol, el Centro Regional Conjunto de Comunicaciones (JRCC), la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de EE. UU. e Investigaciones de Seguridad Nacional de EE. UU. (HSI) trabajaron codo con codo para brindar asistencia en tiempo real a oficiales en el campo.

Una de las acciones destacadas se produjo cuando las autoridades aduaneras de Dominica examinaron con rayos X un paquete sospechoso, enviaron información al centro operativo para verificar el remitente y el destinatario. ATF y HSI consultaron sus respectivas bases de datos, y los oficiales encontraron múltiples compras de armas de fuego, colocando el paquete bajo vigilancia. Cuando el destinatario vino a recoger el envío, la policía descubrió 20 pistolas y múltiples rondas de municiones escondidas en cajas de cereal. Las investigaciones continúan tanto en los Estados Unidos como en Dominica.

Por otra parte, HSI y la Fuerza de Policía Real de Bahamas trabajaron en estrecha colaboración en una entrega internacional controlada desde Fort Lauderdale a Nassau. El paquete, que había sido marcado en los EE. UU., fue monitoreado durante todo su envío para incautar dos armas de fuego y arrestar al destinatario.

Al mismo tiempo, se identificaron varias tendencias emergentes a lo largo de la operación. En San Cristóbal y Nieves, por ejemplo, los oficiales presenciaron su primera incautación de armas de fuego ensambladas usando armazones de pistola en un 80 por ciento. También conocidas como pistolas fantasma, estas armas no están serializadas y no se pueden rastrear, ya que a menudo se completan en el hogar con kits especializados, lo que permite a las personas eludir las leyes y los controles de armas.

Las autoridades de Jamaica, con el apoyo de las fuerzas del orden de EE. UU., realizaron una redada sin precedentes cuando interceptaron 500,2 kg de cocaína, con un valor aproximado de USD 25 millones, a punto de ser cargada en un avión privado con destino a Canadá. En otro caso, también incautaron 500 kg de cannabis.

En Curaçao, la Guardia Costera detuvo embarcaciones que transportaban un total de 3 toneladas de cocaína y 1,8 toneladas de cannabis. Las autoridades realizaron 17 arrestos en relación con los envíos, que se cree que se originaron en Venezuela. Las autoridades de Bonaire realizaron intercepciones similares de cocaína en ruta desde Venezuela, incautando casi 4 toneladas.

Varios países informaron rutas de tráfico inversas, una tendencia creciente, con incautaciones de cannabis provenientes de Canadá y Estados Unidos hacia la región del Caribe. Durante el operativo también se incautaron plantas de cannabis, moneda estadounidense falsificada, vehículos y embarcaciones robadas, cigarrillos de contrabando y alcohol.

“Los resultados de la Operación Trigger VII muestran cómo las armas de fuego son un claro facilitador de la mayoría de los tipos de delitos. Cuando perseguimos sus armas, también perseguimos toda la gama de actividades llevadas a cabo por los grupos del crimen organizado”, dijo el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock.

El Teniente Coronel Michael Jones, Director Ejecutivo de Caricom, dijo: “Sin esta acción cohesiva entre las agencias, nuestra región no podrá abordar de manera efectiva el tráfico ilícito y, por extensión, el crimen organizado transnacional”.

La Operación Trigger VII permitió a las autoridades obtener una mejor comprensión de las amenazas, los patrones, las tendencias y los canales de contrabando existentes dentro de la región y, en última instancia, salvar vidas. De hecho, estoy orgulloso del papel que Caricom desempeñó en el ejercicio y más aún de su papel como centro de coordinación”, concluyó el Sr. Jones.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.