Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos de Escuadra de la División de Investigación Criminal (DIC), han desmantelado una organización criminal que traficaba a escala internacional con marihuana y han detenido a un total de 28 personas de diferentes nacionalidades como presuntas autoras de los delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, defraudación de fluido eléctrico y falsificación de documento público. Del total de arrestados, 20 han ingresado en prisión. Además, se ha denunciado a tres personas y se mantiene la investigación abierta, lo que podría motivar la detención de otros individuos vinculados a los hechos relatados.

La investigación, tutelada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Sant Feliu de Guíxols, se inició en mayo de 2021, cuando agentes de la DIC detectaron un entramado criminal establecido, principalmente, en Cataluña, y dedicado a la producción y distribución internacional de sustancias estupefacientes, mayoritariamente marihuana. El operativo se ha desarrollado en dos fases, la primera se llevó a cabo el pasado 11 de mayo y la segunda el pasado 28 de junio.

Uno de los registros / Mossos

La organización, ahora desmantelada, se organizaba en forma de red criminal, conformando múltiples células delictivas especializadas en la producción, transporte y posterior distribución de importantes partidas de droga. Estas células se coordinaban mediante la acción de los líderes de la organización, quienes regentaban un establecimiento del tipo grow shop en Girona. Esta actividad mercantil, aparentemente legal, les facilitaba a la vez las herramientas necesarias para el blanqueo de los ingentes beneficios que obtenían del tráfico de sustancias estupefacientes.

Una plantación / Mossos

Además, la sede comercial del establecimiento ofrecía a los investigados un entorno seguro y controlado en el que llevar a cabo todas las reuniones y negociaciones necesarias para materializar su actividad delincuencial sin levantar sospechas, llegando a ser, también, utilizada como punto de compraventa de las partidas de marihuana producidas en nuestro territorio. Los avances en la investigación permitieron la localización de distintos inmuebles utilizados por los miembros de las referidas células criminales, los cuales eran utilizados para el cultivo o almacenamiento de sustancias estupefacientes destinadas al mercado ilícito.

Es importante destacar la gran capacidad económica con que contaba la estructura delictiva investigada, que no servía únicamente para la manutención de los miembros que la conformaban, sino también, para la compra o arrendamiento de inmuebles, vehículos o todo tipo de materiales necesarios para al desarrollo de su actividad delictiva. En este sentido, los líderes de las diferentes células gozaban de un elevado nivel de vida derivado de los beneficios ilícitos procedentes del tráfico de drogas, habiéndose intervenido grandes cantidades de dinero en efectivo, varios vehículos de alta gama, embarcaciones y otros objetos de valor.

Otra plantación / Mossos

Por último, reseñar que la investigación ha permitido la complementación de una Orden Europea de Detención y Extradición emitida por las autoridades de Polonia contra uno de los miembros de la organización desmantelada, al que se le atribuye la comisión de delitos de carácter violento en su país de origen.

Acreditada la actividad y los roles de los investigados, se planificó el dispositivo de explotación, dividido en dos fases. La primera tuvo lugar el día 11 de mayo con la realización de un total de doce entradas y registros en la demarcación de Girona, concretamente en las poblaciones de Calonge y Sant Antoni, Castell-Platja d’Aro, Sant Feliu de Guíxols, Salt, Gerona y Santa Cristina de Aro. En esta fase se detuvieron a diecinueve personas, dieciséis de las cuales ingresaron en prisión. Posteriormente, el 28 de junio, se llevó a cabo la segunda fase de la explotación, con la práctica de ocho entradas y pesquisas en las localidades de Sant Feliu de Guíxols, Calonge y Sant Antoni, Sils, Vidreres, Fogars de la Selva , Caldes de Malavella y Lloret de Mar, y la detención de otras nueve personas. El Juzgado instructor acordó la prisión preventiva para cuatro de los detenidos.

En total, ambos dispositivos permitieron la intervención de unos 330.000 euros, así como múltiples indicios relacionados con el blanqueo de capitales y las actividades de cultivo y tráfico de sustancias estupefacientes. También, se desmantelaron siete plantaciones de marihuana, interviniéndose 3.667 plantas, unos 50 kilogramos de cogollos ya preparados y embalsados ​​al vacío para su distribución al por mayor y 570 gramos de hachís. El valor estimativo de la droga intervenida ascendería a 312.000 euros en el mercado ilícito.

A nivel patrimonial, la autoridad judicial ordenó el bloqueo de varias cuentas bancarias y otros activos en territorio nacional y europeo, así como bienes muebles e inmuebles. También se les intervinieron vehículos de alta gama, embarcaciones y motos de agua, acordándose también el bloqueo registral. Del mismo modo, se obtuvieron indicios suficientes como para acreditar que el grow shop era utilizado por parte de los líderes de la Organización para la comisión de delitos contra la salud pública, lo que supuso el cierre de este negocio de forma cautelar y el cese de la actividad de diversas sociedades constituidas con el fin de blanquear los capitales procedentes del tráfico de drogas.

Post Views: 5

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.