Autoridades policiales de Ecuador incautaron en las últimas horas en dos operativos en las inmediaciones del puerto de Guayaquil, en Ecuador, 4,1 toneladas de cocaína dirigidas a dos puertos europeos. En concreto, en el primero de ellos, camuflado entre piña congelada, los narcos pretendieron enviar 2.500 kilos en dirección al puerto de Amberes, mientras que en el segundo, entre banano tropical, las redes narco pensaban enviar 1,6 toneladas hacia Chipre, en pleno Mar Mediterráneo. 

El puerto de Guayaquil sigue siendo, de este modo, una de las principales lanzaderas de cocaína hacia Europa en la actualidad, al mismo nivel que las grandes dársenas colombianas y brasileñas. Los envíos entre mercancía legal, normalmente frutas, como en este caso, son el sistema más habitual.

En el caso de la piña, los narcos empaquetaron la cocaína con envoltorios en tonos muy similares a los de las cajas que contenían la fruta, mientras que en el banano colocaron la droga en mochilas y fardos entre la fruta, sin prestar demasiada atención al ocultamiento, pensando que la ruta hacia Chipre era segura para ellos. De hecho, ni tan siquiera emplearon los envoltorios verdes que suelen utilizar para imitar el color del banano.

El trabajo de la Policía de Ecuador supuso un golpe superior a los 100 millones de euros para las redes de narcotráfico que operan a uno y otro lado del Atlántico.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.