Agentes de la Custom and Borders Protection (CBP) del puesto fronterizo entre México y Estados Unidos en Nogales (Arizona) efectuaron una tremenda incautación de drogas en la caleta practicada en el suelo de un vehículo que pretendía alcanzar suelo norteamericano desde el Sur. 

En el coche, tras el posterior análisis, los agentes cuantificaron unos 60 kilos de cocaína, heroína, metanfetamina y fentanilo, incluyendo 421.000 pastillas de esta última droga, la más dañina y mortal de la actualidad.

El trabajo policial supuso un duro golpe para las mafias narco que operan a ambos lados de la frontera.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.