La acción investigativa de la Fiscalía General de la Nación de Colombia, en su trabajo para bloquear los corredores de la criminalidad organizada e impactar sus rentas ilícitas, pudo detectar dos grandes complejos narcotraficantes, en zona rural de Cumbitara (Nariño), que pertenecerían a la autodenominada columna móvil Franco Benavides de las disidencias de las Farc.

Funcionarios del Grupo de Investigaciones Especiales del CTI, en articulación con la Fuerza Aérea Colombiana y el Ejército Nacional, y con apoyo de la agencia estadounidense DEA, llegaron a los dos laboratorios destinados a la producción de clorhidrato de cocaína, los cuales estaban ubicados en un área boscosa, montañosa y conectada por trochas (expresión que alude a caminos estrechos).

En las verificaciones se incautaron 4.554 kilogramos de cocaína, 948 kilogramos de pasta base de coca, 440 galones de combustible, 12.949 galones de insumos químicos, 625 kilogramos de insumos sólidos y la maquinaria necesaria para mantener una producción de estupefacientes a gran escala. Estas dos estructuras estaban dotadas de plantas eléctricas, cocinas con cerca de media tonelada de alimentos y dormitorios.

Con este resultado se afectan las finanzas de los grupos disidentes de las Farc en algo más de 5,7 millones de dólares. De acuerdo con los elementos de prueba, la cocaína producida en estos dos complejos era trasladada al Pacífico nariñense y enviada en lanchas rápidas a destinos internacionales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.