Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra de la Unidad de Investigación de la comisaría de Badalona lideraron el lunes 11 de julio, un dispositivo simultáneo en Badalona, ​​Sant Adrià de Besòs, Barcelona, ​​El Vendrell y Calafell. Con esta operación se desmanteló una organización criminal especializada en la venta de cocaína que actuaba principalmente en el barrio de Sant Roc de Badalona.

Los investigadores realizaron 27 entradas y registros en domicilios y despachos profesionales, 20 en Badalona, ​​2 en Sant Adrià de Besòs, 2 en El Vendrell, 1 en Calafell y 2 en Barcelona, ​​y detuvieron a 46 miembros de la organización criminal (14 mujeres y 29 hombres). A los detenidos se les relaciona con delitos de pertenencia a organización criminal, delitos contra la salud pública en la modalidad de sustancias que causan un grave riesgo por la salud y con el blanqueo de capitales.La Unidad de Investigación de la comisaría de Badalona inició esta larga y minuciosa investigación a finales del 2020 que permitió acreditar la implicación de todos los investigados en los hechos delictivos. Los agentes recopilaron indicios que mostraban que era una organización criminal jerarquizada y estructurada, con una clara distribución de las funciones de los miembros del grupo y que se dedicaba a la venta de droga, principalmente cocaína. De hecho, esta venta se realizaba principalmente desde un piso de la calle Córdoba del barrio de Sant Roc.

Frutos de las pesquisas policiales, los investigadores constataron que este punto de venta estaba activo las 24 horas y que obtenía aproximadamente unos 15.000 euros diarios de ganancias por la venta de droga. De esta forma, los investigadores supieron que la organización estaba formada por dos grupos independientes que se habían aliado con el objetivo de obtener beneficios importantes de la venta de la droga, una rama arraigada en el barrio desde hace muchos años que proporcionaba la infraestructura y varios vigilantes y vendedores; y otra rama de personas que eran los encargados de proporcionar la droga que era vendida en el barrio.

Dentro del grupo los roles estaban establecidos de la siguiente forma: los jefes tomaban decisiones, captaban a los integrantes y conseguían la droga; los «cocineros» elaboraban la sustancia para adulterarla y conseguir más producto para venderlo al comprador final; un grupo dosificaba la droga en papelinas listas para ser vendidas; otros transportaban la sustancia del domicilio donde se cocinaba hasta el sitio donde la dosificaban y finalmente al punto de venta; los vendedores que se encontraban dentro del piso que hacía de punto de venta y que atendían a los compradores; los vigilantes que controlaban el entorno para detectar la presencia policial y, por último, el grupo especializado en blanquear los beneficios económicos provenientes de la venta ilegal de la droga.

Otro de los registros / Mossos

La Unidad Central de Blanqueo y Delitos Económicos (UCBE) de la División de Investigación Criminal, especializada en blanqueo de capitales, colaboró ​​en la investigación para acreditar que la organización reunía los patrones económicos característicos para realizar blanqueo de capitales. De esta forma, la organización no tenía ningún tipo de actividad laboral declarada, tampoco recibía ninguna otra fuente de ingresos declarados, la opacidad fiscal era absoluta y hacían un uso escaso y engañoso de las cuentas corrientes. Además, los investigados contaban con antecedentes delictivos. De este análisis se concluyó que la organización había realizado grandes operaciones para comprar inmuebles, vehículos, material informático, etc. Compras que no podían justificarse en ningún caso.

El modus operandi detectado consistía en hacer uso de dinero en efectivo, proveniente presuntamente del tráfico de drogas. Hacían pagos en metálico o ingresos en efectivo en tarjetas monedero para comprar lo necesario. Para pasar desapercibidos utilizaban sociedades pantalla o personas interpuestas para esconder quién estaba detrás. De hecho, en ninguna de las grandes compras que hacían solicitaban préstamos bancarios para financiarlas y se pagaban en efectivo, asumiendo gastos superiores a los 500.000 euros. Los investigadores de la UCBE detectaron hasta cuatro grandes operaciones de inmuebles y coches con las que blanquearon aproximadamente 757.800 euros.

Ante estos hechos, el pasado 11 de julio la Unidad de Investigación de la comisaría de Badalona, ​​bajo la tutela del Juzgado de Instrucción número 2 de Badalona, ​​lideró un operativo simultáneo en el que participaron más de 450 efectivos de diferentes unidades de cuerpo, el cual permitió detener a 46 miembros de la organización y realizar 27 entradas y registro. Dentro de los domicilios y despachos, los agentes localizaron 5.012,23 gramos presuntamente de cocaína, 4.059 gramos de sustancias de corte, productos típicos de adulteración y material de embalaje y pesaje. Además, 194.095 euros en efectivo, seis armas de fuego cortas, un rifle, una escopeta recortada y 162 cartuchos.

Además se intervinieron 12 inmuebles y 11 vehículos, algunos de gama alta, además de bloquear cuentas corrientes de 15 personas físicas y 2 personas jurídicas. Los detenidos pasaron a disposición judicial el 13, 14, 15 y 17 de julio. La juez instructora decretó prisión para 11 de los integrantes del entramado criminal, el resto quedó en libertad con cargos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.