La Guardia di Finanza de la ciudad de Catanzaro, en la región italiana de Calabria, desarrolló en las últimas horas una nueva operación contra el tráfico de drogas que desembocó en la detención de un ciudadano de Nápoles de unos 50 años de edad y la incautación de 50 kilos de cocaína de extrema pureza. 

Los financieros localizaron la droga en un habitáculo preparado a tal efecto en el suelo del coche que conducía el sospechoso, sistema que se habilitaba mediante un procedimiento mecánico. El cargamento supone un duro golpe para las mafias de la cocaína que operan en el Sur de Italia.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.