La labor investigativa realizada por la Fiscalía General de la Nación para esclarecer los hechos de violencia contra la población civil y la fuerza pública en el Urabá antioqueño permitió judicializar a dos de los presuntos máximos cabecillas del Clan del Golfo en la región. Se trata de Jesús Albeiro Cardona Borja, alias Chulo, señalado jefe de la subestructura Carlos Vázquez; y a Amando de Jesús Manco Cano, alias Camilo.

Estos dos hombres serían los principales determinadores de los denominados ‘plan pistola’ y ataques con explosivos contra la fuerza pública, asesinatos selectivos, extorsiones, tráfico de estupefacientes y desplazamientos, entre otras acciones delictivas ocurridas durante el último año en Apartadó, Carepa, Chigorodó y Mutatá (Antioquia).

En agosto de 2020, Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, habría designado a alias Chulo como máximo jefe de la subestructura Carlos Vázquez, luego de la muerte de alias Pueblo, durante un procedimiento de la Policía Nacional y las fuerzas militares. En su momento, al parecer, asumió el control de los corredores ilícitos para garantizar la salida de cargamentos de cocaína a las costas del Golfo de Urabá. En la investigación se constató que en la actualidad tendría a su cargo 300 personas en armas.

Por su parte, alias Camilo, sería el coordinador de las redes sicariales e impartía instrucciones para que, en medio de amenazas, se obligara a la población a acatar restricciones de movilidad o prohibiciones para el funcionamiento del comercio. En varias comunicaciones telefónicas conocidas en la investigación quedó en evidencia la forma en la que presionaba a sus subalternos para que perpetraran crímenes.

Jesús Albeiro Cardona Borja, alias Chulo, fue capturado en un procedimiento conjunto de la Fiscalía y la Policía Nacional en Carepa (Antioquia). En las diligencias se incautaron una granada, una pistola 9mm, cartuchos de diferentes calibres, más de 48 millones de pesos en efectivo, celulares, radios de comunicación, memorias USB, una hoja con una relación de posibles colaboradores del Clan del Golfo en la región y otros documentos de relevancia.

Por su parte, Amando de Jesús Manco Cano, alias Camilo, fue detenido por unidades de la SIJIN de la Policía Nacional en vía pública del corregimiento El Reposo, en Carepa. Un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales imputó a alias Chulo los delitos de: concierto para delinquir agravado; fabricación, tráfico y porte de armas de fuego de uso privativo de las Fuerzas armadas; y utilización ilícita de redes de comunicación. Asimismo, imputó a alias Camilo por concierto para delinquir agravado con fines de homicidio. Los dos procesados recibieron medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario.

La investigación avanza para documentar en su totalidad los asesinatos que habrían ordenado estos dos señalados cabecillas del Clan del Golfo. En los próximos días serán presentados nuevamente ante un juez de control de garantías y un fiscal de la Seccional Antioquia, adscrito a la Delegada para la Seguridad Territorial, les imputará el delito de homicidio agravado.

Alias Chulo completó más de 20 años de vida criminal. Inicialmente, hizo parte del frente 58 de las extintas FARC. Se desmovilizó en 2006, y en 2015 perdió los beneficios. Desde entonces, al parecer, se vinculó a la subestructura Carlos Vásquez del Clan del Golfo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.