El ciudadano portugués de 35 años que protagonizó uno de los crímenes de sangre más brutales de los últimos años en España, ingresa en prisión tras comparecer en los juzgados de Torrejón de Ardoz, lugar en el que atropelló mortalmente a cuatro personas e hirió a siete más en el marco de una unión entre personas de dos clanes de etnia gitana.

Agentes de la Policía Nacional, que detuvieron al sospechoso poco después del suceso, procedieron a su traslado a dependencias judiciales entre fuertes medidas de seguridad, fue trasladado a la cárcel investigado por cuatro delitos de asesinato consumado y otros siete en grado de tentativa, por los que se enfrentará a elevadísimas penas de cárcel, no descartándose la prisión permanente revisable.

El atropello se produjo sobre las dos de la madrugada, tras el convite nupcial y después de un presunto altercado entre personas relacionadas con el novio de la boda, del Clan de Los Brunos, y del investigado, El Gallego, llamado así por tener ciertos lazos familiares con personas de esa comunidad autónoma, pese a su nacionalidad portuguesa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.