El fiscal Antidroga de Pontevedra, Pablo Varela, ha puesto sobre la mesa de la Audiencia Provincial de esa región del Noroeste de España el resultado de las diligencias policiales que acusan a seis personas de ‘participar’ en la muerte ficticia de Sergio Roberto de Carvalho, alias Paul Wouter, capo brasileño de la droga recientemente detenido en Budapest y requerido por la Justicia de su país, pero también por las de Portugal, Bélgica y España por distintos hechos relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico.

La Justicia española, tras investigaciones desarrolladas por los Greco Galicia de la Policía Nacional, tiene datos que apuntan a la presencia de un testaferro de Carvalho afincado en Málaga que habría pagado importantes cantidades de dinero a varias personas, a saber, el médico esteticista que certificó la muerte, el administrador y el empleado de la funeraria que firmaron un traslado de un cuerpo que nunca existió y los trabajadores de un crematorio que suscribieron una incineración que jamás fue tal. Todo ello acabó con un trámite en el Registro y la entrega de la documentación al tribunal de Pontevedra, que lo dio por bueno, lo que sirvió para que el Mayor Carvalho quedase fuera, por supuesta defunción, de la causa que se seguía contra él junto a más de 20 personas: era el presunto jefe de una gran operación de tráfico de cocaína en alianza con narcos gallegos.

Los pasos a seguir ahora mismo en España apuntan a una reactivación de la causa criminal contra Carvalho, que debería tener preferencia a las del resto e países, dado que la misma ya ha sido juzgada (la sentencia se conocerá en próximas horas), y con toda probabilidad habrá quedado acreditado en sede judicial que el citado Carvalho, alias Paul Wouter, era el responsable del cargamento, 1,7 toneladas de polvo blanco sudamericano incautados en el barco Titan III.

Carvalho sigue en Budapest, donde fue detenido por la DEA. Uno de los capos de la cocaína más relevantes del momento a nivel internacional está a la espera de la decisión que adopte la ministra de Hungría, que, en base a la documentación aportada por los distintos países, decidirá el futuro del ‘Mayor Carvalho’, llamado así por su pasado militar en Brasil.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.