Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos de Escuadra de la División de Investigación Criminal de la Región Policial del Camp de Tarragona, en colaboración con la Ertzaintza, han desarticulado un grupo criminal asentado en el Baix Camp dedicado a la fabricación y comercialización de drogas de diseño a las que se les atribuye delitos contra la salud pública y tenencia ilícita de armas y explosivos. Dirigían uno de los mayores laboratorios jamás desmantelados no solo en España, sino también en Europa.

Los detenidos fabricaban las drogas sintéticas desde el garaje de un domicilio ubicado en Mont-roig de Camp. Allí habían creado un auténtico laboratorio de drogas altamente avanzado desde donde se cocinaba la droga que después se distribuía a nivel internacional y también a distribuidores de la demarcación de Tarragona. Las sustancias intervenidas en los distintos dispositivos que se han realizado en el marco de esta investigación tienen un valor estimado en el mercado ilícito de 4,3 millones de euros.

Parte de las sustancias incautadas / Mossos

El pasado mes de noviembre la Ertzaintza (Policía del País Vasco), a través de diversas gestiones de investigación, tuvo conocimiento de la posible existencia de un laboratorio clandestino desde donde se estarían elaborando sustancias estupefacientes de diseño. A partir de ahí se puso en marcha una investigación ya través de Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), se detectó que personas vinculadas con la investigación estaban adquiriendo tanto «precursores de drogas como explosivos». Con las primeras gestiones de investigación se trató de verificar la existencia del laboratorio en el garaje de un domicilio de la población de Mont-roig del Camp y posteriormente, se determinó a qué tipo de usos destinaban estas sustancias los investigados.

Muestrario de pastillas / Mossos

De entre la información recibida en el contexto de la coordinación operativa de CITCO, se manifestaba que las personas investigadas habrían adquirido una sustancia química llamada nitrometano, con una pureza del 100%, siendo uno de los precursores utilizados habitualmente para la fabricación de explosivos. La pureza de la sustancia levantó las alertas policiales dado que este tipo de compost se adquiere a una pureza que oscila entre el 10-25%. Con la información adquirida se iniciaron las vigilancias en torno al domicilio investigado.

Material incautado / Mossos

Para la fabricación de la droga, el grupo criminal había convertido al garaje de una casa en un laboratorio dividido en varias zonas diferenciadas dedicadas al proceso de fabricación de las sustancias. En este espacio había una campana extractora para realizar determinadas reacciones químicas con seguridad, una mesa central donde se realizaban las mezclas, un almacén que contenía diferentes tipos de sustancias precursoras de estas drogas, una zona de neveras y congeladores donde se guardaban las mezclas y otras sustancias, así como una máquina eléctrica para prensar las mezclas y elaborar los comprimidos aptos para la venta.

Dinero incautado / Mossos

Los investigadores acreditaron que el proceso de fabricación de las sustancias estupefacientes tenían una duración de seis días. En este sentido, en al menos dos ocasiones pudo acreditarse cómo llegaba una sustancia en estado líquido a la casa investigada ya los seis días se recogía el producto final para su distribución.

El considerado como cocinero del grupo, disponía también de un “catálogo” con cerca de 50 tipos de pastillas de distintos colores formas y composiciones. En el mismo laboratorio se halló material videográfico donde se podía ver al detenido elaborando diferentes tipos de sustancias. Estas imágenes se remontarían al menos a cinco o seis años atrás.

Sustancia incautada / Mossos

La hipótesis de los investigadores indica que las diferentes sustancias estupefacientes se transportarían por distintos medios de transporte hasta los Países Bajos o de otros países del norte de Europa, España, aunque en parte, también se vendía al por menor por la zona de influencia del laboratorio. El laboratorio continúa actualmente preservado a la espera del resultado de los análisis de la División de Policía Científica y TEDAX.

Durante la entrada y registro en el domicilio también se desplazó un equipo de los TEDAX para comprobar y verificar las informaciones iniciales que pusieron en marcha la investigación. En este sentido, los operativos encontraron en diferentes aposentos de la casa material precursor utilizado habitualmente para la fabricación de explosivos o artefactos incendiarios o pirotécnicos. Aparte del laboratorio, en el domicilio se podían encontrar diferentes estancias o espacios destinados a otros usos distintos al de la fabricación de drogas. Los investigadores constataron que, entre otros, había un espacio en el que soldaba, otra parte donde modificaba armas, y una zona donde presuntamente podría fabricar explosivos, o artefactos pirotécnicos o incendiarios.

Un arma incautada / Mossos

El detenido también poseía varios manuales de fabricación, transporte y almacenamiento de material explosivo, así como otros libros de interés para la investigación. También se intervinieron cinco armas cortas y cinco más largas, tres supresores alguno de ellos insertados en las armas de fuego en disposición para hacer fuego, munición real y de fogueo, y restos de proyectiles desmontados con los que se apunta a la hipótesis que los desmontaba para extraer elementos como iniciadores o pólvora, que presuntamente utilizaba para realizar otros proyectos. Por otro lado, los investigadores pudieron comprobar que el detenido tenía un antecedente de 2004 de la Guardia Civil por tenencia de sustancias o artefactos explosivos, inflamables, incendiarios o asfixiantes.

La investigación en este punto sigue abierta a la espera de los análisis científicos de las sustancias por parte de TEDAX, así como de toda la información intervenida por la Comisaría General de Información que permitan establecer alguna línea de investigación en el ámbito de la posible fabricación de explosivos y su finalidad.

Una vez iniciada la investigación, las gestiones derivaron al obtener los indicios suficientes para acreditar la actividad delictiva y, por tanto, se llevaron a cabo varios operativos policiales. El día 4 de junio se estableció un dispositivo policial de vigilancia en torno al domicilio investigado. Fruto de esta vigilancia se detuvo a un hombre de 31 años, que llevaba encima 1.152 pastillas de feniletilamina psicodélica, llamada 2CB, Tusi o Tucibi (cocaína rosa). El detenido quedó en libertad tras pasar a disposición del juzgado.

Diez días más tarde, los investigadores volvieron a establecer un nuevo dispositivo en el entorno del domicilio y detectaron que uno de los vehículos de los investigados había acompañado a otro vehículo todoterreno hasta el domicilio al que accedieron al aparcamiento. Los agentes detectaron cómo se cargaban unas bolsas, por lo que detuvieron el vehículo cerca de la población de Reus. En su interior, los investigadores encontraron 131,638 kilogramos de pasta de sulfato de anfetamina, sustancia conocida como speed . Esta pasta se hallaba en estado puro. Una vez cortada con distintas sustancias, el peso de sustancia apta para su distribución podría duplicarse o triplicarse. En ese dispositivo detuvieron a la persona que conducía el vehículo.

Finalmente, el día 15 de junio, se llevó a cabo el dispositivo final, en el que se realizaron dos entradas y registros y se detuvieron a otras dos personas, entre las que se encontraba el cocinero de las drogas de síntesis.

Fruto de los distintos dispositivos que se han realizado en el marco de esta investigación, se han intervenido distintas sustancias: 156,5 kg de pasta de speed sin cortar con un valor estimado de 1,68 millones de euros. Una vez cortada esta sustancia podría aumentar en 2 o 3 veces su peso; 108 kg de speed a comercializar con un valor estimado de 1,35 millones de euros; 21,9 kg de 2CB, Tusi, Tucibi o cocaína rosa, con un valor estimado de 950.000 euros; 5.000 pastillas de 2CB, Tusi, Tucibi o cocaína rosa; 10 kg de Ketamina, con un valor estimado de 263.000 euros; 2,7 kg de MDMA, con un valor estimado de 120.000 euros; 5 kg ​​de cogollos de marihuana, con un valor estimado de 30.000 euros; Diez armas de fuego y munición, tanto real como de fogueo y 42.000 euros en efectivo.

Post Views: 6

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.