Una operación internacional sin precedentes, en la que participaron autoridades judiciales y policiales de 11 países, ha resultado en el arresto de 44 personas. Los detenidos eran sospechosos de pertenecer a una red criminal de alto riesgo considerada una de las más peligrosas de la Unión Europea. Uno de sus principales cabecillas fue arrestado en un lujoso chalé de la provincia de Málaga (España) por agentes de la Guardia Civil.

Traslado del detenido en Málaga / Europol

Las investigaciones en ocho países revelaron que varias organizaciones criminales estaban trabajando juntas para llevar a cabo actividades policriminales a gran escala dentro y fuera de la Unión Europea. Estos incluyen el tráfico de drogas, el lavado de dinero y el enriquecimiento ilícito, entre otros. El 22 de noviembre se llevaron a cabo un total de 94 registros en toda Europa, dirigidos tanto a los líderes de estas organizaciones criminales como a sus asociados. La red criminal operaba principalmente en Lituania, Letonia, República Checa, Polonia, Francia, Alemania y República Eslovaca.

Dinero intervenido / Europol

Este barrido internacional sigue a investigaciones complejas dirigidas por la Fiscalía General de Lituania en conjunto y la Oficina de Policía Criminal de Lituania, junto con sus socios en la República Checa, Letonia, Francia, Alemania, Polonia, Noruega, República Eslovaca, Hungría, España y los Estados Unidos, bajo la coordinación de Eurojust y Europol. La escala del tráfico de drogas por sí sola atribuida a esta red criminal es enorme, con actividades reportadas en tres continentes.

Cocaína incautada / Europol

Durante las investigaciones se incautaron grandes cantidades de diversas drogas ilícitas, como cocaína, hachís y cannabis y metanfetamina. Se cree que la red criminal está vinculada a las principales organizaciones de tráfico de drogas fuera de la Unión Europea. Altamente flexibles, estos delincuentes se adaptarían rápidamente a los nuevos métodos de tráfico de drogas para tratar de evadir la aplicación de la ley. Se han encontrado cargamentos de drogas en embarcaciones y camiones, entre otros, a menudo ocultos en sofisticados compartimentos ocultos.

Un detenido en Francia / Europol

La red criminal estaba estructurada como un negocio, con diferentes grupos criminales e intermediarios que trabajaban juntos a través de las fronteras para controlar toda la cadena del tráfico de drogas, desde organizar grandes envíos de drogas hasta la distribución en toda Europa y más allá. La cooperación internacional coordinada por Europol y Eurojust fue fundamental para llevar ante la justicia a los perpetradores, todos ellos ubicados en diferentes lugares geográficos del mundo.

Coche intervenido / Europol

Desde el principio, Europol ha proporcionado un desarrollo y análisis de inteligencia continuos que permitieron la identificación de los objetivos y el mapeo de sus actividades delictivas. Durante el día de acción, un total de 4 de sus oficiales se desplegaron sobre el terreno en Francia, República Checa, República Eslovaca y España, asegurando el rápido análisis de los datos a medida que se recopilaban y ajustando la estrategia según fuera necesario.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.