La Policía Nacional ha detenido en la localidad de Alicante a seis personas, de nacionalidad lituana, con edades comprendidas entre los 37 y 58 años, integrantes de una organización criminal dedicada al cultivo y distribución de marihuana para su venta a países centroeuropeos.

Efectos incautados / Policía Nacional

Agentes del Grupo de Estupefacientes de la Brigada de Policía Judicial de la de Alicante iniciaron una investigación a raíz del conocimiento de la existencia de una plantación de marihuana en un lujoso chalet ubicado en una de las zonas más exclusivas de la ciudad de Alicante. Las distintas vigilancias realizadas por los agentes alrededor del inmueble permitieron averiguar que las personas que lo habitaban pertenecían a un entramado criminal de origen lituano asentado en la provincia de Alicante relacionado con el tráfico de drogas, cada uno de ellos con un rol específico, y cuyo modus vivendi era el cultivo hidropónico de marihuana.

La vivienda en cuestión se trataba de un chalet construido sobre una gran parcela con estrictas medidas de seguridad, desde el cual se desprendía un fuerte hedor a marihuana. Los indicios organolépticos percibidos por los agentes, unidos a las características físicas de la vivienda, así como una posible toma clandestina, dado que existía una fuga de energía, hicieron sospechar a los investigadores que en su interior albergaba una plantación de marihuana, del tipo hidropónico «indoor», abastecida por luz eléctrica y acondicionadas térmicamente para lograr un crecimiento controlado y rápido de las plantas.

Continuando con la investigación, los agentes averiguaron que la vivienda se encontraba arrendada a un varón de origen lituano que el pasado mes de marzo había sido detenido en la provincia de Almería por ser el propietario de una plantación de marihuana hallada en una nave industrial, donde se localizó un laboratorio en el que se procesaba y envasaba al vacío dicha sustancia, interviniéndose más de 900 plantas y 71 kilos de cogollos.

Por tales hechos, una vez identificados plenamente todos los integrantes del grupo criminal, se estableció un amplio dispositivo policial en torno a la vivienda donde los agentes, una vez autorizada la entrada y registro por parte del Juzgado, accedieron al interior y localizaron a seis varones, los cuales fueron detenidos por delitos de tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico, tenencia ilícita de armas y organización criminal, siendo uno de ellos, además, detenido por tener en vigor una Orden Internacional de Detención (OID) de Noruega por un delito de tráfico de drogas.

En el interior de la vivienda se halló un laboratorio de secado, procesado y envasado al vacío de marihuana, así como una plantación con 623 plantas que se encontraban distribuidas en distintas estancias habilitadas para potenciar y acelerar su crecimiento mediante el uso de equipos de iluminación y climatización. Dicha instalación estaba alimentada por una toma clandestina a la red pública, con el consiguiente riesgo para la seguridad de las personas, dado el potencial peligro de incendio, agravado por el almacenaje de sustancias químicas y fertilizantes que allí se encontraban.

En el registro practicado se intervinieron además, un total de 100 kilos de cogollos de marihuana envasada al vacío, listos para su distribución al noreste de Europa, 12.500 euros, dos vehículos, diversos material con distintivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, un chaleco antibalas y un arma de fuego.

Los seis detenidos, con antecedentes por hechos similares, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la localidad de Alicante, el cual decretó el ingreso en prisión de todos ellos.

Con estas detenciones, se ha logrado desarticular una importante organización criminal, dedicada al tráfico de drogas que operaba a nivel europeo. Sus seis integrantes pertenecían a un peligroso y violento grupo delictivo asentado en la provincia de Alicante, los cuales, además del cultivo y distribución de marihuana, hacían uso de material policial, en concreto de la Guardia Civil, y armas de fuego para cometer los conocidos vuelcos, robos con violencia de sustancia estupefaciente a bandas rivales haciéndose pasar por funcionarios de la Benemérita. 

Post Views: 5

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.