Agentes de los Mossos d’Esquadra de la Generalitat de Cataluña, en una operación conjunta con la Policía Local de Vidreres (Girona), localizaron y desmantelaron un campamento narco en una zona boscosa de difícil acceso en la que se cultivaba marihuana a gran escala. 

Los tres individuos que resultaron detenidos estaban detrás de la plantación y contaban con un lugar para pernoctar en condiciones insalubres. En su ‘territorio’, unas 2.000 plantas de cannabis sativa en buen estado de crecimiento que, además, potenciaban el actual riesgo extremo de incendios forestales en esa parte de España.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.