Agentes de la Policía Nacional, en una investigación realizada con las autoridades de Ecuador y Colombia, han localizado y detenido a Viviana Andrea Vallejo Gutiérrez, ciudadana colombiana que era la única mujer que figuraba entre los diez fugitivos más buscados por España, en la lista de los Europe´s most wanted fugitives de Europol y el programa Interpol Support to El PAcCTO. La mujer fue arrestada el pasado viernes en la ciudad de Machala (Ecuador) era buscada por las autoridades españolas por los delitos de trata de seres humanos con fines sexuales, tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Con su detención se eleva a cuatro la cifra de fugitivos que ya han sido localizados desde que la Policía Nacional publicase el pasado mes de mayo la lista de los diez prófugos más buscados.

La detención de Viviana Andrea Vallejo Gutiérrez supone la culminación de un trabajo de cooperación y coordinación desarrollado desde principios del presente año en la que han colaborado las comisarías Generales de Policía Judicial y Extranjería y Fronteras, en coordinación con la Oficina Central Nacional de Interpol Madrid.

A principios del mes de enero de 2022 agentes de la Sección de Fugitivos de la Policía Nacional tuvieron conocimiento de la reclamación judicial interpuesta sobre esta mujer por los delitos de trata de seres humanos con fines sexuales, delito de tráfico de drogas y delito de blanqueo de capitales.

La detenida pertenecía presuntamente a una organización criminal internacional dedicada al tráfico de personas con fines de explotación sexual que operaba desde Colombia y cuyo desino final era España. Esta mujer ofrecía a las víctimas venir a España a cambio de 1.500 euros, cantidad que tenían que devolver ejerciendo la prostitución en un piso regentado por ella, sin especificar las condiciones en las que realizarían esta actividad. Para el viaje a España, las víctimas tenían que ponerse en contacto con otro miembro de la organización que les proporcionaba los billetes de avión, reservas de hotel y documentación fraudulenta. Una vez en nuestro país eran trasladadas a un piso en la localidad alicantina de Elche, gestionado por Viviana, y donde debían ejercer la prostitución. Allí se les informaba de que la deuda contraída con la organización ascendía a 3.000 euros.

Las condiciones en las que las víctimas tenían que trabajar como prostitutas eran abusivas, teniendo que estar disponible 24 horas al día, 7 días a la semana, sin derecho a ningún descanso. Solo podían salir del piso una hora al día para hacer recados personales, pero si un cliente las llamaba, tenían que volver al piso. Compartían las habitaciones donde realizaban servicios sexuales y el dinero que ganaban les era retirado para saldar la deuda. La detenida no solo se encargaba de la vigilancia de las víctimas, sino que además suministraba cocaína al piso, ya que se trataba de otro de los servicios que ofrecían a los clientes. Por estos hechos la fugitiva se enfrentaría a una pena máxima de 32 años de prisión, dado que en la actualidad no ha podido celebrarse el juicio por encontrarse Viviana en paradero desconocido para las autoridades judiciales españolas.

Los agentes averiguaron que la detenida había estado llevando una vida totalmente integrada en al ciudad de Elche (Alicante) y que había conseguido trasladar hasta allí a parte de sus familiares, pero que debido a los cargos a los que debía enfrentarse, finalmente decidió regresar a su país natal, Colombia, donde tenía el apoyo de la organización para ocultarse de la acción de la justicia.

Por todo ello se iniciaron los mecanismos de cooperación internacional a través de los canales de las Oficinas Centrales Nacionales de Madrid y Bogotá, para conocer que efectivamente esta persona se encontraba en Colombia. Los investigadores solicitaron la colaboración de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) de la Policía Nacional de Colombia, a través del Oficial de Enlace de la Udyco Central de la Policía Nacional, para que se realizaran gestiones relativas a conocer si la reclamada se encontraba en territorio colombiano, al mismo tiempo que se solicitaba al juzgado reclamante que se autorizara la correspondiente Orden Internacional de Detención.

De las investigaciones realizadas por Policía Nacional de Colombia, se pudo determinar que efectivamente Viviana, se encontraba en aquel país, en una zona de difícil acceso en el interior de la selva, en una localidad muy próxima a frontera de Ecuador. Además, se tuvo conocimiento de que la fugitiva tomaba numerosas medidas protección, entre las que se encontraba desplazarse en ocasiones a territorio ecuatoriano, donde al parecer también contaba con una amplia red de colaboradores que le proporcionaba cobertura para su ocultación.

Fruto del intercambio de información se pudo establecer que la fugitiva se había ubicado definitivamente en Ecuador, por lo que los investigadores comenzaron a realizar intercambio de información, a través del Oficial de Enlace de Policía Nacional de Udyco Central en Ecuador, el cual ha dado como resultado la localización de Viviana en la localidad de Machala, donde un equipo de OCN-Quito ha conseguido su detención.

En el pasado mes de mayo, la Policía Nacional publicó la lista de los diez fugitivos más buscados a fin de solicitar la colaboración ciudadana para su localización. Con la localización y arresto de Viviana Andrea Vallejo Gutiérrez ya son cuatro los prófugos localizados y detenidos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.