Autoridades de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) incautaron una partida de calabazas que, en su interior, contenían importantes cantidades de cocaína, en el área de Trujillo, cerca del lago de Maracaibo. 

Los agentes cortaron las calabazas para hallar la sustancia, que había sido convenientemente colocada justo en el centro de las hortalizas para pasar inadvertida. El Alto Mando de Venezuela atribuye el hallazgo a los que ellos llaman TANCOL, grupos criminales procedentes de Colombia que operan a ambos lados de la frontera.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.