Agentes de la Guardia Civil de Cáceres (España) han desarrollado una operación contra el tráfico de drogas que ha servido para desmantelar un centro de producción, cultivo y distribución de cannabis en la localidad cacereña de Moraleja. Se ha detenido a dos hombres como supuestos autores de los delitos contra la salud pública, por cultivo y tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico, y se han aprehendido 146 plantas de marihuana, cerca de 1.700 gramos de cogollos secos y numerosos efectos relacionados con la actividad delictiva.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de septiembre, al tener conocimiento que en una vivienda situada en la localidad de Moraleja (Cáceres), se pudiera estar llevando a cabo una actividad delictiva relacionada con el cultivo ilegal de plantas de marihuana. De esta manera dio comienzo la operación, con el objetivo de obtener las pruebas e indicios necesarios acerca de la comisión del delito investigado.En una primera fase, los agentes realizaron distintas diligencias de investigación que les permitieron averiguar que la casa objeto de sospecha, si bien no estaba siendo utilizada como vivienda habitual de ninguna persona, sí tenía un consumo considerable de electricidad y agua. La actividad operativa realizada por los agentes permitió conocer la identidad de dos personas, relacionadas supuestamente con el delito investigado, quienes, de manera esporádica, acudían a la vivienda objeto de sospecha a primeras hora de la mañana, y tras un corto período de tiempo en ella, la abandonaban para no regresar en todo el día. El cúmulo de pruebas e indicios obtenidos durante la fase de investigación, llevó a los agentes a solicitar un mandamiento judicial de entrada y registro en la vivienda, con cuya autorización se llevó a cabo el pasado día 3 de noviembre.

Los investigadores confirmaron sus sospechas al hallar en el interior de la vivienda un cultivo indoor de plantas de marihuana, que contaba con todo lo necesario para su producción intensiva y en el que cada estancia era utilizada para una fase distinta dentro del proceso de producción de la droga. De esta manera, en el sótano del inmueble se localizaron 76 pequeñas plantas de marihuana, en fase de crecimiento que, supuestamente, estarían siendo preparadas para sustituir a las 70 plantas de mayor tamaño, que crecían en una sala distinta, utilizada a modo invernadero. En total se aprehendieron 146 plantas.

En otra estancia se aprehendieron varios sacos de embalaje al vacío que contenían un total de 1.674 gramos de cogollos secos de marihuana, preparados y listos para su supuesta distribución. Además, fue localizado un pequeño laboratorio utilizado para obtener esquejes de marihuana, que una vez desarrollados pudieran servir como nuevas plantas. Finalmente, se aprehendieron los siguientes efectos relacionados con el cultivo y la producción de la droga: una máquina profesional para descogollar marihuana, una báscula de precisión, cuatro ventiladores para el mantenimiento de las plantas, 17 focos con sus balastros para la temperatura de las plantas, filtros de aire para el mantenimiento de las plantas, dos extractores para disimular el olor que desprenden las plantas y dos redes para el secado de los cogollos.

Junto a ello, fueron halladas varias bolsas de envasar cogollos al vacío y su correspondiente bomba para extraer el aire de las bolsas, numerosos botes de fertilizantes para las plantas, de diferentes marcas y efectos, 30 lámparas luminarias de diferentes potencias, 9 transformadores de 600 watios cada uno y dos medidores de temperatura y humedad. Además, se pudo constatar como la vivienda se encontraba conectada de manera fraudulenta a la red de suministro eléctrico.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.