Un hombre del centro de Texas y miembro de la Guardia Nacional del Ejército en servicio activo fue sentenciado a una prisión federal por posesión con la intención de distribuir kilogramos de cocaína, luego de una investigación realizada por Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Jonathan Zarazua, de 28 años, de Austin, fue sentenciado el 20 de septiembre por un juez federal a cumplir 50 meses en una prisión federal seguido inmediatamente por tres años de libertad supervisada. Al dictar la sentencia, el tribunal señaló que Zarazua era responsable del tráfico de numerosos cargamentos de estupefacientes ilegales. Zarazúa se declaró culpable el 13 de enero.

Según documentos judiciales, el 11 de septiembre de 2021, Zarazua intentó ingresar a los Estados Unidos a través del puente Brownsville y Matamoros en Brownsville. Afirmó que regresaba después de visitar a su padre en México. En una inspección secundaria, una exploración de rayos X de su vehículo reveló anomalías y los oficiales finalmente descubrieron 6.62 kilogramos de cocaína escondidos en un compartimiento falso debajo de la consola central. Al momento de su arresto, Zarazua era un miembro de la Guardia Nacional del Ejército en servicio activo empleado como especialista en suministro de petróleo. También sirvió en servicio activo con el Ejército de los EE. UU. de 2016 a 2020.

Zarazua admitió haber contrabandeado la cocaína para individuos en México y haber introducido drogas de contrabando en los Estados Unidos en al menos otras 30 ocasiones. Admitió además que fue reclutado específicamente porque podía usar su estatus militar para facilitar el cruce de la frontera con narcóticos ilegales. Zarazua permanece bajo custodia a la espera de ser trasladado a una instalación de la Oficina de Prisiones de EE. UU. que se determinará pronto.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.