La Audiencia Provincial de Pontevedra acaba de hacer pública la sentencia en virtud de la cual resulta condenada la mayor parte la organización criminal que actuó al servicio de Sergio Roberto de Carvalho, alias Paul Wouter, recientemente detenido por la DEA en Budapest y considerado uno de los capos de la droga más importantes del mundo en la actualidad. El tribunal impone penas de hasta 12 años de prisión a las personas que negociaron con el propio Wouter y que intentaron introducir en Europa a través de España 1,7 toneladas de cocaína a bordo del buque Titan III en agosto de 2018.

Un instante del juicio / Diario de Pontevedra

Las penas más duras que impuso el juzgado español recayeron en Jacinto Santos Viñas, capo gallego que hacía de anfitrión de las reuniones para preparar el narcotransporte y que recibió en su casa de Meis (Pontevedra) al mismísimo Mayor Carvalho, a cuyo servicio directo estaría. Junto a él, sus dos principales colaboradores, Rafael Díez y Pedro Rodríguez, relacionados directamente con la embarcación que contenía la cocaína (el último de ellos era el patrón). Todos ellos reciben penas superiores a los doce años de cárcel. Tampoco se libra de una larga pena de cárcel la persona que hacía de enlace con alias Paul Wouter, que lo recibía en Galicia y que se reunía con él en Marbella: Mario Otero. En su caso, y pese a que confesó parcialmente los hechos, se le imponen once años de prisión.

El barco / Narcodiario

Junto a los cuatro citados, otras diez personas reciben distintas condenas de entre tres y once años de prisión, al entender el tribunal que participaron en distintas actuaciones tendentes a recibir las 1,7 toneladas de cocaína propiedad del Mayor Carvalho en Europa a través de las Rías Baixas gallegas.

Cocaína incautada / Policía Nacional

El gallego Mario Otero, uno de los principales condenados, declaró en el juicio que «llevó a Paul Wouter a casa de Jacinto, en una primera ocasión se habló con Rafael y en la segunda ya estaban Rafael y el patrón; y ello porque el plan es que ellos tenían el
barco, quedaron para otro día y ellos llevaron al patrón. Relata cómo se fue hablando entre él mismo, Paul Wouter, Rafael, Jacinto y Pedro, juntos, hablando ellos de los puntos del mar donde se tenía que acercar, hablaron y lo fueron preparando, acordando una cantidad de dinero que no recuerda porque de eso se ocupaba Paul Wouter». En este testimonio desnuda la cúpula de la red criminal, al frente de la que estaría el brasileño que fingió su muerte para poder huir y que ahora se halla en Hungría a la espera de ser extraditado a Portugal, Brasil, Bélgica o España. En este último país y con esta sentencia en la mano sería sencillo enjuiciarle en el momento actual.

Sergio de Carvalho / V.M.M.

El resto de testimonios que ahora se dan por buenos de este condenado y otros que se vertieron en el juicio dejan claro que Sergio Roberto de Carvalho sería el auténtico responsable del cargamento ilícito incautado. 

Post Views: 3

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.