Un nuevo operativo de la Policía Nacional de Ecuador en una de las terminales marítimas del puerto de Guayaquil se saldó con la interceptación de un contenedor con 24 maletas que contenían 1,3 toneladas de cocaína.

El trabajo de los perros adiestrados resultó una vez más esencial para perfilar el contenedor sospechoso, que, tras su apertura, se mostró contaminado. El mismo llevaba la droga además de cajas de banano para importación, la mercancía lícita en la que los narcos pensaban camuflarlo para su envío hacia un puerto de los Países Bajos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.