Autoridades del Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica interceptaron un contenedor de banano tropical en el área de Moín (Limón), al detectar que podría hallarse contaminado con sustancias estupefacientes. Así lo indicaban informaciones de Inteligencia de las que disponía la Policía.

Tras un minucioso registro, los uniformados hallaron hasta 460 paquetes de supuesta cocaína entre el banano. El destino final de las sustancias era el puerto de Róterdam, en Holanda, principal entrada de este tipo de droga en Europa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.