La seguridad y la prosperidad de los Estados Unidos están ligadas a México a través de lazos geográficos, comerciales y familiares. La integración comercial entre Estados Unidos, Canadá y México a través del tratado comercial entre ellos, mejor conocido como T-MEC, y su predecesor, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ilustra cómo esa interdependencia puede elevar la prosperidad de todas las partes. Además, el flujo de drogas ilícitas y migrantes a través de la frontera entre EEUU y México, y el flujo de ganancias de armas y drogas del primero a grupos criminales en el segundo, ilustran cómo las políticas y condiciones en un lado de la frontera pueden perjudicar al otro.

Actualmente, México se encuentra inmerso en una crisis creciente de criminalidad interdependiente y transformación política. El COVID-19 y los efectos inflacionarios de la invasión rusa de Ucrania aceleraron esta crisis. Está socavando las instituciones de México y dañando la base económica de la nación. En el proceso, está creando mayores riesgos de seguridad, económicos y de otro tipo para los Estados Unidos y sus otros vecinos en el Hemisferio Occidental.

Los ingresos delictivos del consumo estadounidense de drogas producidas en México alimentan una variedad cada vez más fragmentada, bien armada y bien financiada de actores criminales que compiten en el país. Sus actividades están habilitadas por sistemas judiciales y de aplicación de la ley que están parcialmente comprometidos en todos los niveles, complementados por élites competidoras que buscan explotar la corrupción en el sistema y, a veces, a los actores criminales, para sus propios fines financieros y políticos. En el proceso, sus acciones permiten aún más el poder de los grupos criminales, el alcance de sus actividades y el nivel de inseguridad en México.

Los desafíos reforzadores de la criminalidad, la corrupción y el deterioro institucional que afectan fuertemente a México se vieron agravados por la pandemia de COVID-19, que destruyó innumerables pequeñas y medianas empresas, empujó a un sinnúmero de personas al sector informal y, en el proceso, expandió la vulnerabilidad económica de muchos mexicanos. La pandemia también drenó recursos significativos del gobierno y sus fuerzas de seguridad y aumentó el apalancamiento de los grupos criminales sobre las comunidades en las que operan. Dichos grupos ocasionalmente proporcionaron cajas de alimentos y otras ayudas, imponiendo toques de queda, entre otras actividades. Además, la respuesta a la pandemia, incluido el cierre de fronteras, obligó a las organizaciones criminales a encontrar nuevas rutas y redes, por lo que las fuerzas del orden lucharon por adaptarse a los nuevos patrones delictivos. Para complicar aún más las cosas, los efectos inflacionarios de la invasión rusa de Ucrania también aumentaron el número de personas necesitadas, ampliando las oportunidades de reclutamiento y lavado de dinero.

Podría decirse que los importantes desafíos de México también se han visto complicados por las políticas de seguridad del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Estos incluyen una reorganización mal concebida de las fuerzas de seguridad de México, la imposición de obstáculos legislativos y administrativos a la cooperación en materia de seguridad con los Estados Unidos, y la expansión del control del partido descentralizado Morena de AMLO a nivel estatal en formas que sacuden las relaciones clientelistas que existieron ahí, con implicaciones para los grupos criminales que operan en esos estados también.

El Panorama de la Seguridad Mexicana

Los homicidios en México durante el sexenio de AMLO continuaron en niveles récord, aunque la tasa para 2021 fue 3.6 por ciento más baja que la de 2020, y los niveles para la primera parte de 2022 mostraron una caída adicional de 9.1 por ciento con respecto al mismo período en 2022. A pesar de tales mejoras, la tasa de homicidios de más de 33 mil asesinatos por año sigue siendo mucho más alta que cuando el presidente Calderón comenzó la guerra contra los cárteles al desplegar fuerzas federales en Michoacán en 2006. De hecho, más de 300 mil mexicanos han muerto en la violencia relacionada con el conflicto desde entonces.

Fueron halladas varias bolsas negras con restos humanos en un camino de terracería en Celaya. FOTO: DIEGO COSTA/CUARTOSCURO.COM

Un aspecto clave de la dinámica criminal en México es la fragmentación y transformación de los grupos criminales, lo que lleva a luchas violentas por las “plazas” y las cadenas de suministro , así como a una criminalidad más amplia.

La metamorfosis de las estructuras criminales de México y los combates entre ellas habían estado en marcha mucho antes del comienzo del despliegue del Ejército Mexicano en Michoacán en diciembre de 2006, pero no en la escala que se ve actualmente. Durante la década de 1980, el panorama del narcotráfico en México estaba dominado por el cartel de Guadalajara, que trabajaba con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar y el intermediario hondureño Juan Ramón Matta Ballesteros para transportar drogas a los Estados Unidos. Cuando el líder del Cartel de Guadalajara, Miguel Ángel Félix Gallardo “El Padrino”, fue capturado y encarcelado en 1989, dividió su territorio entre sus operativos clave y familiares, creando las organizaciones criminales que son parte del legado de México en la actualidad. Entre estas figuras, los hermanos Arellano Félix se hicieron con el control de la ruta hacia Estados Unidos a través de Tijuana, convirtiéndose en el “Cártel de Tijuana”. Amado Carrillo Fuentes y su organización tomaron el control de la ruta a través de Juárez, Chihuahua, convirtiéndose en el “Cartel de Juárez”. Mientras tanto, la organización sinaloense de Joaquín “El Chapo” Guzmán, Héctor Salazar y “El Mayo” Zambada obtuvo el control de operaciones con centro en el estado de Sinaloa. Independientemente de los tres descendientes del Cártel de Guadalajara, la organización liderada por Juan García Abrego, el “Cártel del Golfo”, se hizo con el control de la ruta hacia Estados Unidos por el noreste, con centro en el estado de Tamaulipas.

Un desarrollo clave durante estos primeros años fue la creación de un “ala armada” por parte del Cartel del Golfo. A fines de la década de 1990, Los Zetas comenzaron a reclutar oficiales militares mexicanos actuales y anteriores para apoyar su guerra por el territorio con su rival Sinaloa. En 2010, Los Zetas se rebelaron contra sus antiguos creadores, desatando una lucha violenta. Antes de eso, sin embargo, en apoyo de la posición del Cartel del Golfo en Michoacán, los Zetas ayudaron a entrenar a un nuevo cartel entonces aliado en ese estado, “La Familia Michoacana”. Los actos violentos de ese grupo, incluido el famoso lanzamiento de cabezas cortadas de sus víctimas al piso de un club nocturno de Michoacán, ayudaron a inspirar el despliegue de fuerzas federales allí en 2006 por parte del recién electo presidente Felipe Calderón.

Con la entrada del Ejército y la Armada de México en la lucha a gran escala en 2006, el éxito de la captura de numerosos líderes clave del cártel por parte de las fuerzas federales llevó a la fragmentación de los grupos, con una mayor incertidumbre que generó luchas violentas por el control de las plazas. Mientras tanto, el éxito demostrado de “brazos armados” como Los Zetas condujo a la proliferación de este tipo de organizaciones, que a menudo recurrieron a la extorsión como fuente de ingresos en el territorio que controlaban, así como a otras formas de delincuencia además del narcotráfico, aumentando dramáticamente criminalidad en todo el país. En respuesta a la nueva amenaza criminal, las comunidades afectadas a menudo formaron milicias de autodefensa, que a su vez se involucraron en cobrar dinero por protección y cometer otros actos delictivos, lo que contribuyó aún más al problema. Para el 2015, había 25 principales agrupaciones criminales del país. En 2019, AMLO reconoció la operación de 37 “carteles” en el país, mientras que International Crisis Group identificó 463 entidades criminales distintas que habían o estaban operando ahí.

En la compleja dinámica criminal de México, llegaron a dominar dos organizaciones con enormes ingresos y conexiones internacionales: el Cártel de Sinaloa, más federado, y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), generalmente más agresivo. Posteriormente, el CJNG acaparó la atención nacional en mayo de 2015 cuando prendió fuego a camiones, bloqueando efectivamente Guadalajara , la segunda ciudad más grande de México, y derribando con éxito un helicóptero del ejército mexicano en un enfrentamiento ese mismo mes.

En el contexto del debilitamiento o fractura de otros actores que alguna vez fueron poderosos, como el Cartel del Golfo, La Familia Michoacana y la organización Beltrán Leyva; Sinaloa y CJNG continúan luchando por territorio en todo México, a menudo uno contra el otro a través de grupos de poder.

Sinaloa generalmente tiene una estructura más “similar a una franquicia” que el CJNG, que está organizado de manera más jerárquica en torno a su líder “El Mencho”, quien tiene casi seguidores de culto. No obstante, ambos están lo suficientemente descentralizados que es engañoso pensar en ellos como organizaciones unitarias coherentes.

Con respecto a la geografía, la presencia del Cártel de Sinaloa se concentra principalmente en los estados del noroeste de México y la frontera con EEUU, mientras que el CJNG ha mantenido la gran parte de su influencia en la costa suroeste y a través del centro, extendiendo su dominido hasta el estado de Veracruz en la costa del Golfo.

Aunque el CJNG ha logrado avances militares impresionantes en todo México en la última década, en el último año, los líderes individuales del CJNG han enfrentado la resistencia de grupos locales, así como luchas internas internas en varios estados. No obstante, la estructura de la organización y los ingresos no se han visto gravemente afectados.

Miembros del Ejército Mexicano aseguraron una propiedad en la que se elaboraban galletas con cannabis, propiedad del CJNG. (Foto: Adrían Montiel)

El CJNG se ha destacado por su potencia de fuego de tipo militar acumulada, incluidos vehículos blindados improvisados o “narcotanques”, rifles de francotirador calibre 50 y otras armas de fuego de grado militar, dispositivos explosivos mejorados (IED) y drones armados . No obstante, los cárteles más pequeños, como el Cártel del Noreste en Tamaulipas, también se han destacado por el uso de vehículos y armas de tipo militar. En consecuencia, Tamaulipas y el estado de Michoacán, dominado por el CJNG, son los dos estados mexicanos donde se ha incautado la mayor cantidad de narcotanques hasta la fecha.

La dinámica del crimen organizado en México también se ha visto afectada por el creciente número de actividades generadoras de ingresos al interior; esto incluye la diversificación desde la cocaína y la marihuana hasta la producción y transporte de opioides y drogas sintéticas como las metanfetaminas y el fentanilo.

Tales actividades han transformado los centros de gravedad del panorama criminal. Los opioides han dado mayor importancia a estados como Guerrero y el “triángulo dorado”, donde se encuentran los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa, un área clave para el cultivo de la amapola heroína. Al mismo tiempo, las drogas sintéticas, que no requieren insumos agrícolas, se han desplazado hacia las zonas urbanas, donde con frecuencia se ubican los laboratorios. Además, el papel cada vez mayor del fentanilo, cuya potencia permite transformar pequeñas cantidades en grandes cantidades de dosis, ha revolucionado lo que es posible con el contrabando. Otros desarrollos notables incluyen el cambio de metanfetaminas basadas en efedrina a basadas en P2P, que tienen efectos mentales más adversos en los usuarios, con consecuencias que se manifiestan en las comunidades mexicanas.

Más allá del cambio en los tipos de drogas, el robo de petróleo o “huachicol” y el contrabando y la trata de personas se han convertido en industrias cada vez más importantes, dando una nueva importancia criminal a estados como Guanajuato, donde se produce y distribuye el petróleo, así como estados que contienen rutas para mover personas a través de México a través de la frontera. El movimiento de personas y drogas a lo largo de rutas superpuestas también ha creado nuevas sinergias entre los dos tipos de operaciones criminales.

Otro aspecto clave de la dinámica criminal de México es la interrelación entre los grupos criminales que luchan por el poder y los gobiernos locales, estatales y otros que se ven comprometidos por los sobornos de estos grupos. Algunos políticos y funcionarios gubernamentales en estos estados pueden incluso buscar participar activamente en negocios ilícitos o utilizar grupos criminales con fines políticos. La relación entre el control político de un territorio y la captura de parte de los flujos de ingresos ilícitos de los grupos que operan ahí que han creado una relación conflictiva que se refuerza mutuamente entre la lucha por el poder político y la lucha entre los grupos criminales para dominar rutas logísticas, nodos y fuentes de ingresos clave en los estados de México. Durante las entrevistas realizadas para este artículo, los expertos en la materia mencionaron repetidamente el cambio de partidos en el poder en 2022 en los estados de Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas como importante para comprender la dinámica entre los grupos criminales en México y la violencia entre ellos. Asimismo, mencionaron el posicionamiento para las elecciones en Coahuila y el Estado de México en 2023 y en Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán en 2024 como eventos futuros clave que podrían moldear las dinámicas criminales.

Las supuestas conexiones entre el poder político y las operaciones de diferentes grupos criminales en los 32 estados de México también tienen serias implicaciones para la trayectoria política de la nación luego de las elecciones nacionales de 2024. Al igual que ocurrió después de la elección de AMLO en 2018, la toma de la presidencia por un partido ajeno que Morena en 2024 probablemente podría conducir al rápido deterioro del partido, desatando una serie de batallas por el control entre nuevas fuerzas políticas a nivel estatal con consecuencias para la dinámica entre los actores criminales en esos estados. Incluso una victoria de Morena en las elecciones presidenciales de 2024 probablemente transformaría el partido debido a la salida parcial o total de la política de AMLO, lo que conduciría a luchas de poder menores, pero aún significativas, entre ese partido y otros contendientes a nivel estatal.

Estado por estado

La dinámica criminal en México varía ampliamente según el estado, reflejando diferentes grupos que se disputan el poder en cada uno, así como características relativas a las operaciones criminales (puertos, rutas de carreteras y nodos logísticos, campos de amapola, narcolaboratorios y rutas de tráfico de personas, entre otros). Esta sección examina algunas de las dinámicas y características criminales más destacadas en los estados mexicanos clave.

Sonora. El estado de Sonora, que es un punto clave de acceso a Estados Unidos, quedó conmocionado por la detención en julio de 2022 de Rafael Caro Quintero, uno de los últimos miembros restantes de la primera generación de narcotraficantes de México. Luego de su liberación de una prisión mexicana en 2013, Caro Quintero se estableció en el estado con una nueva organización, el “Cártel de Caborca” (un pequeño pueblo ubicado estratégicamente en el estado). Ahí compitió y se convirtió cada vez más en un problema para el Cártel de Sinaloa, que domina la zona de manera más amplia, y más específicamente, para los hijos de El Chapo Guzmán, los “Chapitos”. Debido a la influencia personal de Caro Quintero como una figura clave del narcotráfico de la “vieja escuela”, su arresto plantea la posibilidad de que los otros grupos criminales en el área que habían trabajado con él, así como la policía local y los funcionarios del gobierno bajo su influencia, ahora puedan cambiar sus lealtades del cártel de Caborca al rival “Chapitos”, desatando una nueva ola de competencia violenta por el control de las plazas de Sonora. De hecho, en la semana siguiente a su arresto, la violencia había aumentado sustancialmente en el estado.

Colima. El pequeño estado de Colima, dominado por el CJNG, alberga el puerto de Manzanillo, que es clave para la importación de precursores químicos utilizados por el cártel y otros para producir fentanilo y metanfetaminas. Colima fue escenario de uno de varios desafíos recientes a la autoridad del CJNG en todo México. En enero de 2022, los “Mexcales” (también conocido como el “Cártel de Colima”) cambiaron su lealtad del CJNG , para quien anteriormente habían trabajado como sicarios, al Cartel de Sinaloa, alegando que el jefe del CJNG, “El Mencho”, estaba muerto . La deserción precipitó una ola de violencia en el estado, que acabó con la vida de 60 personas y obligó a la Guardia Nacional a desplegar dos mil soldados ahí.

Michoacán. El estado de Michoacán, sede del puerto estratégico de Lázaro Cárdenas, también ha sido foco de múltiples desafíos importantes para el CJNG, que lo domina. Estos incluyen un ataque de un grupo liderado por Daniel Correa (“El Tigre”) apoyado por otros grupos, contra el jefe local del CJNG “El Barbas”, que mató a veinte personas . También incluye la resistencia al CJNG por parte de una coalición de los remanentes de otros grupos, que se hacen llamar “Cárteles Unidos” cerca de Aguililla, el hogar de la infancia de El Mencho. El combate resultante entre los grupos ha implicado el empleo de material militar importante, desde vehículos blindados improvisados y explosivos hasta drones armados .

Chihuahua. Chihuahua es un corredor clave hacia los Estados Unidos y el hogar de algunos de los cárteles más antiguos de México, incluida la organización Carrillo Fuentes, el “Cártel de Juárez”. En junio de 2022, el líder afiliado a Sinaloa “El Chueco” asesinó a dos sacerdotes jesuitas en el pueblo de Cerocahui, lo que generó la posibilidad de una escalada de violencia.

Sinaloa. En el estado de Sinaloa, dominado por el cártel del mismo nombre, la intervención de las autoridades contra 16 narcolaboratorios durante el mes de junio de 2022 destacó el riesgo continuo de que el cártel esté ampliando su papel como actor clave en la producción y transporte de drogas sintéticasdrogas en México.

Guerrero. El estado de Guerrero es un punto focal para el cultivo de amapolas de heroína y la producción de esa droga. El aumento de la demanda de heroína y opioides en Estados Unidos ha contribuido a la escalada de violencia ahí. Aunque hay muchos grupos criminales compitiendo y realizando actividades ilícitas en el estado, los más poderosos son Guerreros Unidos, Los Rojos, el Cártel de Acapulco y el Cártel de la Costa Chica.

Veracruz. El estado de Veracruz, frente al Golfo, está dominado por el CJNG, aunque se informa que otros grupos, incluidos los remanentes de La Familia Michoacana, operan en el puerto.

Tamaulipas. El estado de Tamaulipas, fronterizo con los Estados Unidos en el noreste de México, es el foco de múltiples rutas para el traslado de drogas, inmigración y combustibles a los EEUU, incluidos los que son desviados ilícitamente. Tales rutas son disputadas por múltiples cárteles, incluido el Cártel del Noreste, una escisión de Los Zetas. Se creía que el anterior gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, estaba vinculado al Cártel del Golfo a través del hombre de negocios Sergio Carmona Angulo. La victoria de un nuevo gobernador morenista, Américo Villareal Anaya, en las elecciones nacionales de junio de 2022 plantea la perspectiva de una reorganización entre los grupos criminales que compiten por los ingresos que se mueven a través de las plazas importantes de Tamaulipas.

Guanajuato. En Guanajuato, la industria petrolera ha convertido al estado en el foco del negocio del robo de combustible huachicol. Una de las primeras acciones de la administración entrante de AMLO fue actuar contra el líder criminal local “El Morro” y su Cártel de Santa Rosa de Lima, abriendo la oportunidad para que el CJNG fortalezca su posición en el territorio, expandiendo el conflicto ahí . A pesar de la muerte de El Marro, cuya organización era vulnerable debido a su carácter relativamente jerárquico, las conexiones locales del Cártel de Santa Rosa de Lima, incluido el apoyo de otras bandas, habrían impedido que el CJNG consolidara su control en el estado.

Zacatecas. En Zacatecas, un aumento en los asesinatos de policías y otros actos de violencia en los primeros meses de 2022 destacó una lucha entre grupos afiliados a los “Chapitos” de Sinaloa y otros vinculados al CJNG. El valor del estado no es solo como una ruta alternativa por el centro del país para el movimiento de drogas, sino también para mover a las personas que migran hacia el norte.

Quintana Roo. En Quintana Roo, los asesinatos de alto perfil en playas turísticas en mayo de 2021 , diciembre de 2021 y enero de 2022 acentuaron la inseguridad que ha llegado incluso a partes relativamente seguras de México. El valor de Quintana Roo desde el punto de vista delictivo no se destaca tanto por el movimiento de drogas, sino por el tráfico de personas y otras actividades de extorsión que se dan en zonas turísticas como Cancún y Playa del Carmen. La violencia actual en el estado sugiere una competencia menos restringida entre actores menores, con carteles importantes como Sinaloa y CJNG que solo tienen una presencia limitada ahí. Además, como en Tamaulipas, la victoria del 5 de julio de la candidata a gobernadora de Morena, Mara Lezema Espinosa en Quintana Roo, sugiere la posibilidad de un reordenamiento de las jerarquías criminales en el estado.

Ciudad de México. En la Ciudad de México, donde el jefe de policía, Omar García Harfuch, recibió un disparo en un ataque del CJNG en julio de 2020, la policía se ha involucrado en una serie de acciones de cumplimiento contra algunas de las redes más grandes de organizaciones criminales que operan en la ciudad. Estos han incluido acciones contra La Unión Tepito y el Cartel de Tláhuac, entre otros. Según los informes, el tamaño de la ciudad y la diversidad de las operaciones criminales han impedido que grupos como Sinaloa o CJNG establezcan posiciones dominantes en la Ciudad de México. De hecho, la fuerza decisiva en la Ciudad de México para ejecutar operaciones criminales, así como para combatirlas, según algunos, es la policía. Hay unos 83 mil policías solo en la Ciudad de México, un número de casi el doble del tamaño de toda la Armada de México. Dentro de la policía, también ha habido informes creíbles de líderes como “Jefe Apollo” que utilizan partes de la organización para controlar y extorsionar a las mafias locales para sus propios fines.

Fuerzas de Seguridad Mexicanas Respondiendo al Crimen Organizado

El Ejército, la Armada y la nueva Guardia Nacional de México han demostrado capacidades significativas. En repetidas ocasiones han puesto en peligro la vida de su personal en operaciones contra actividades criminales en todo el país. Sin embargo, el Ejército mexicano ha estado notablemente subfinanciado en comparación con otros, recibiendo solo aproximadamente el 2 por ciento del PIB como presupuesto, a pesar de las enormes responsabilidades de seguridad interna, así como de otras misiones tradicionales.

AMLO, quien como candidato expresó el deseo de eliminar el papel de las fuerzas armadas en la seguridad interna de México, se ha vuelto cada vez más dependiente de las Fuerzas Armadas como herramienta, no solo para realizar actividades de seguridad interna, sino también para una variedad de otros roles que incluyen la construcción y gestión de proyectos de infraestructura, posiblemente desviando recursos militares de otras tareas importantes.

Podría decirse que AMLO no es ni promilitar ni antimilitarista per se. Más bien, sus actitudes sobre el uso de las Fuerzas Armadas han reflejado la influencia de asesores clave con experiencia militar, incluido su exasesor de seguridad, ahora gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, así como el teniente general retirado Audomaro Martínez Zapata, actualmente Director General del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Podría decirse que la iniciativa clave de AMLO en la reorganización del sector de la seguridad ha sido la formación de una Guardia Nacional y la eliminación simultánea de la policía federal. Según los informes, desde el principio, los oficiales militares asumieron un papel importante al mando de la organización y contribuyeron con una cantidad desproporcionada de su personal. Podría decirse que el predominio de los militares dentro del liderazgo y las filas de la Guardia Nacional se debió, en parte, a que no hubo un número suficiente de policías federales para unirse a la nueva organización.

En 2021, AMLO inició un proceso para incorporar a la Guardia Nacional bajo el liderazgo de la Secretaría de la Defensa Nacional de México (SEDENA), que, a diferencia del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, representa solo al Ejército y la Fuerza Aérea de México, no a su Armada. Los cambios en la organización de las Fuerzas Armadas incluyen la formación de un nuevo Estado Mayor conjunto, en el que se ha establecido un cargo para el jefe del Ejército Mexicano separado del jefe de la propia SEDENA. El nuevo Estado Mayor conjunto también incluye el liderazgo de la Guardia Nacional y la Fuerza Aérea Mexicana. No obstante, la finalización del cambio requerirá una nueva ley, que actualmente está siendo fuertemente resistida por el establecimiento político no morenista en México, incluidos el PAN y el PRI.

Aunque la rivalidad entre la Sedena y la Secretaría de Marina (Semar) es de larga data, las acciones de AMLO han reavivado las batallas institucionales, lo que ha llevado a la interpretación de prácticamente todas las acciones importantes en el contexto del espacio de seguridad de esa lucha institucional. Para múltiples personas consultadas para este trabajo, eventos como la selección de la Armada de México y no del Ejército para realizar el operativo de julio de 2022 para capturar a Rafael Caro Quintero, y la autorización del presidente de una reorganización de la Armada que aumentó el número de los mandos regionales tres estrellas, de siete a trece, se interpretaron como la acomodación del presidente a la Marina como un contrapeso al favoritismo que de otro modo se mostraba hacia el Ejército en otros asuntos.

Otro atributo de la actual situación de seguridad mexicana es el liderazgo político de prácticamente todas las instituciones por parte de personas de confianza personal del presidente. Esto incluye la elección de Rosa Icela Rodríguez para dirigir la Secretaría de Seguridad Pública de México. Según los informes, Icela Rodríguez fue anteriormente la niñera de los hijos de AMLO. Más significativamente, la elección de AMLO de Audomaro Martínez Zapata para dirigir la organización de seguridad nacional muestra la importancia que el presidente le da a garantizar que la organización de recolección de inteligencia civil de México esté firmemente en manos de una persona en la que confía personalmente.

Otra dimensión importante de la capacidad de las fuerzas de seguridad mexicanas es el esfuerzo por incorporar policías municipales y locales bajo estructuras policiales estatales en una iniciativa llamada comando unificado o “Mando Único”. La iniciativa, creada bajo el gobierno anterior del presidente Enrique Peña Nieto, fue un intento de combatir la corrupción de la policía local, que a menudo incluye su colaboración con organizaciones criminales locales, un problema rampante en todo México. Sin embargo, el progreso en la implementación de Mando Único con AMLO ha sido desigual. En algunos casos, como en el estado de Yucatán, la policía local todavía existe pero ha sido efectivamente desarmada. En otras áreas, como Nuevo León, la policía municipal en ciudades como Monterey, según se informa, es efectiva, pero todavía tiene más armas contra los cárteles.

La cuestión de “abrazos, no balazos”

Los “abrazos no las balazos” de AMLO hacia los grupos criminales en México y varias de sus acciones específicas han planteado preguntas sobre sus motivaciones. La interpretación caritativa de la orientación del presidente es que es un hombre decente y bien intencionado que desea reducir la espiral de violencia en el país, incluso cuando se está expandiendo a proporciones sin precedentes, y aunque algunos pueden cuestionar la eficacia de las políticas y decisiones del presidente.

Cualquiera que sea la interpretación, ya sea por coincidencia o por razones más inquietantes, las políticas y acciones del presidente han exhibido un grado de favoritismo hacia el “Cártel de Sinaloa” y específicamente hacia “Los Chapitos”. Las acciones notables de AMLO incluyen la orden de liberar a Chapito Ovidio Guzmán, quien en realidad estaba bajo custodia luego de la operación de octubre de 2019 en Culiacán que lo arrestó con éxito, lo que ocurrió en el corazón del territorio del “Cártel de Sinaloa”, y generó una feroz reacción de las organizaciones criminales locales en apoyo de Ovido. Aunque AMLO justificó la orden de liberar a Ovido como un intento de evitar más violencia contra los residentes del pueblo, hacerlo no tenía precedentes y envió una señal preocupante a los cárteles de que en el futuro, su uso de la violencia extrema para resistir el arresto de un de sus líderes podría obligar a las fuerzas de seguridad a retroceder.

La segunda gran acción cuestionable de AMLO fue la retirada de los cargos contra el exjefe de la Sedena, el general Salvador Cienfuegos, quien fue arrestado en octubre de 2020 en Estados Unidos por cargos relacionados con su colaboración con los cárteles mexicanos de la droga. Ante la presión del gobierno mexicano, el gobierno de EEUU liberó a Cienfuegos bajo la custodia mexicana, tras lo cual el gobierno mexicano retiró rápidamente todos los cargos. Además, para colmo de males, publicaron el caso de 751 páginas proporcionada por el Departamento de Justicia de EEUU en Internet, lo que podría poner en riesgo las fuentes y los métodos. Aunque para algunos mexicanos, el arresto por parte de Estados Unidos del exjefe del Ejército Mexicano en suelo estadounidense fue una afrenta a la nación, el manejo del caso por parte de AMLO planteó preguntas importantes.

La tercera acción cuestionable de AMLO fue su introducción y la aprobación de su gobierno de una Ley de Seguridad Nacional de 2020 que tuvo el efecto de impedir significativamente la capacidad de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley mexicanos para cooperar con entidades estadounidenses como la Agencia Antidrogas (DEA), así como despojándoles de la inmunidad, imponiéndoles amplios requisitos de presentación de informes y restringiendo lo que las entidades estadounidenses podrían hacer en México.

La cuarta acción fue el cierre en abril de 2021 de una unidad especial de investigación criminal mexicana que había trabajado en estrecha colaboración con la DEA, lo que impidió la capacidad de la DEA para pasar cierta información “ultrasensible” a sus contrapartes mexicanas en apoyo de las operaciones contra las organizaciones criminales operando en el país.

La quinta acción cuestionable son las reiteradas visitas de AMLO al oscuro pueblo sinaloense de Badiraguato, para verse con la madre de “El Chapo” en Rancho La Tuna. No solo los ninguno de los presidentes mexicanos anteriores habían visitado la oscura ciudad ni una sola vez, sino que las repetidas interacciones del presidente con la madre de “El Chapo” son difíciles de explicar. Suscitando más interrogantes, la visita del presidente en mayo de 2022 a Badiraguato incluyó un perímetro de seguridad que había sido establecido por los cárteles, y no por las fuerzas de seguridad mexicanas.

En el contexto de tales acciones, incluso el motivo del presidente para cooperar con los Estados Unidos al permitir la operación exitosa contra Rafael Caro Quintero ha sido cuestionado, dado que el Cartel de Caborca de Rafael Caro Quintero se había convertido en un problema para “Los Chapitos”. Por lo tanto, su arresto benefició indirectamente a Los Chapitos.

Cooperación en materia de seguridad con EEUU

A pesar de que algunas de las acciones de AMLO limitan efectivamente la cooperación en seguridad con EEUU, como la Ley de Seguridad Nacional de 2020, como se mencionó anteriormente, la relación de seguridad entre ese país y México sigue siendo sólida a nivel institucional. Aunque el Plan Mérida fue reemplazado en diciembre de 2021 por el nuevo marco del bicentenario, los detalles y cambios que implica el marco aún se están resolviendo sustancialmente. Además, podría decirse que la actual crisis migratoria en la frontera entre Estados Unidos y México ha exigido mucha atención. No obstante, los temas de seguridad, así como el comercio y el clima, se discutieron durante la visita del presidente a Washington en julio de 2022.

A nivel institucional, las relaciones entre las fuerzas armadas estadounidenses y mexicanas siguen siendo estrechas. Las actividades que coordinan el trabajo de los dos ejércitos, incluidas las charlas de estado mayor y el programa de comandantes fronterizos, están en curso. Además, los ejércitos de ambos países continúan teniendo oficiales de enlace en múltiples organizaciones del otro. Por ejemplo, los oficiales mexicanos y otro personal militar estudian en instituciones estadounidenses y viceversa. No obstante, por razones políticas, el ejército estadounidense no interactúa directamente con la Guardia Nacional de México, creada con AMLO. Más bien, en apoyo de su función de seguridad interna, dicha institución se involucra con varias de aplicación de la ley de los Estados Unidos.

En el ámbito de las adquisiciones militares, las importantes compras iniciales por parte del Ejército y la Armada de México de material militar estadounidense, incluidos los HMMWV, los helicópteros Blackhawk, los aviones de entrenamiento Beechcraft T6 Texan y los aviones de vigilancia Beech King Air 350ER, han llegado a su fin en gran medida. Sin embargo, las adquisiciones importantes y las relaciones de mantenimiento y capacitación asociadas aún están en curso, incluida la posible adquisición de 18 Blackhawks adicionales para reemplazar los viejos aviones rusos que el Ejército Mexicano tiene dificultades para mantener bajo el actual régimen de sanciones de Rusia, así como el interés de Semar en Helicópteros S-92 y Bell-429. Con el Ejército Mexicano financiando sus propias actividades, el financiamiento del compromiso de seguridad de los EEUU para México se ha reducido de aproximadamente USD 80 a 18 millones, sin que ello implique un cambio correspondiente en el compromiso.

Aunque las actividades de adquisición del Ejército Mexicano durante los mandatos presidenciales de seis años de Calderón y Peña Nieto estuvieron fuertemente orientadas hacia los Estados Unidos, en 2017, el ejército indicó su interés en adquirir helicópteros MI-17 rusos para reemplazar a los Mi-17 de generaciones anteriores y helicópteros Mi-8, pero en 2020 anunció que no lo haría. Tras la invasión rusa de Ucrania y la imposición de sanciones a Rusia, México, al igual que otros países de América Latina, ha tenido dificultades para obtener repuestos para su equipo militar ruso y, según se informa, ha explorado la posibilidad de reemplazar ese equipo ruso con alternativas no rusas.

Recomendaciones

Con una frontera terrestre compartida de 1,954 millas de largo, lazos familiares duraderos, extensas relaciones comerciales y de inversión, y cadenas de suministro que cruzan las fronteras nacionales, México es parte integral tanto de la prosperidad como de la seguridad de los Estados Unidos. La crisis de las drogas que mató a 108,000 estadounidenses el año pasado y la crisis migratoria actual demuestran la importancia de trabajar de manera efectiva con México para combatir nuestros desafíos compartidos con respecto al crimen organizado transnacional, entre otras áreas. La postura del actual gobierno mexicano ha hecho que este trabajo conjunto sea más difícil que en escenarios anteriores, pero no imposible.

Mientras mantiene una postura respetuosa de la soberanía mexicana, es importante que Estados Unidos sea franco y abierto con respecto a las áreas en las que cree que la colaboración necesaria entre pares para combatir un problema común no se presenta. Dicho diálogo abierto entre vecinos incluye a Estados Unidos buscando formas de hacer más en áreas en las que puede impactar, incluyendo abordar la demanda de drogas que alimentan las actividades criminales de grupos en México que trabajan para abastecer el mercado estadounidense, así como las luchas violentas entre a ellos. Estados Unidos también necesita hacer más con respecto al flujo de armas compradas legalmente en su país, que luego se pasan de contrabando ilegalmente a través de la frontera de Estados Unidos, lo que contribuye a las muertes en México. Estados Unidos también puede hacer más para reconocer la operación de grupos criminales en su lado de la frontera, así como los esfuerzos que están realizando las fuerzas del orden estadounidenses para combatirlos. Recíprocamente, EEUU también tiene la obligación de no rehuir hablar con franqueza sobre las preocupaciones relacionadas con la corrupción en las instituciones, leyes y políticas mexicanas que impiden la cooperación, incluso si hablar abiertamente sobre tales temas genera una respuesta de México de que tal conversación es ofensiva para la “soberanía” mexicana.

En un marco de respeto mutuo, las autoridades estadounidenses en su diálogo con sus contrapartes mexicanas también deben estar más dispuestas a priorizar el tema de la colaboración contra el crimen organizado transnacional (CTOC) y la eliminación de las barreras formales e informales asociadas del lado mexicano. Tal como lo hace el gobierno de los EEUU en sus tratos con otros países cuando corresponde, también debe estar preparado para usar sanciones específicas de la OFAC del Departamento del Tesoro, denegaciones de visas, acusaciones penales y otras herramientas para denunciar a los funcionarios y élites empresariales mexicanos cuyo comportamiento es motivo de preocupación. incluso si hacerlo causa fricción en la relación o amenaza con impedir la cooperación mexicana en temas políticamente delicados en los EEUU, como la cooperación en materia de migración.

Como complemento a un compromiso tan franco pero necesario, la nación estadounidense también puede hacer mucho más para cumplir con sus propios compromisos de apoyar la inversión en México y proporcionar recursos a los programas que apoyan a las fuerzas del orden público y otras instituciones de la nación.

Reconociendo que los resultados de tal compromiso con México solo abordarán parcialmente el problema, EEUU debe estar preparado para trabajar con instituciones y actores dentro de México con los que no puede relacionarse de manera confiable. Al hacerlo, Estados Unidos también debe trabajar para fortalecer la colaboración con aquellas instituciones dentro del gobierno mexicano en todos los niveles que demuestren la voluntad de trabajar con Estados Unidos de manera confiable y en un marco de confianza. De esta manera, EEUU puede ayudar a aquellas instituciones mexicanas que son más efectivas y comprometidas a trabajar de manera limpia y transparente para tener éxito, haciendo contribuciones positivas a la situación de seguridad en el país, mientras fortalece la posición de esas instituciones mexicanas para hacer el bien.

El compromiso sincero pero siempre respetuoso entre los EEUU y México en temas de crimen organizado transnacional generará malestar político en ambos lados, sin embargo, dicho diálogo es el sello distintivo de una relación madura entre amigos y vecinos. Dado que ni Estados Unidos ni México tienen la opción de mudarse a otro barrio, también es necesario para la seguridad y el bienestar de ambos socios.

*Evan Ellis es profesor de investigación de América Latina en el Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra del Ejército de los EEUU

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.