La Policía Nacional llegó hasta la figura de Pablo V.B. en base a unas investigaciones en las que consiguió relacionar al Clan de Vilagarcía (Pontevedra, España) con la red de Fikri Amellah, por una parte, y con el nórdico Jonas Falk, conocido como ‘El Pablo Escobar sueco’. Agentes de la Brigada Central de Estupefacientes reunieron las pruebas necesarias para detener a todos ellos por tráfico de cocaína a gran escala, al considerarles el transportista, en el caso del vilagarciano afincado en el extrarradio de Santiago de Compostela, y el receptor de buena parte de un alijo, en el caso del sueco.

La droga, de la que solo fue incautada una parte (unas 1,6 toneladas en un garaje de Huelva), habría llegado a España desde Sudamérica en un velero. Sin embargo, y pese a reconocer indiciariamente la existencia del delito, el juez instructor decretó la puesta en libertad provisional del sueco, primero, y del gallego, ahora. La salida de prisión del ‘narcopatrón’ de Vilaxoán, dictada por la Audiencia Nacional, se produce pese a las dificultades que existieron para detenerle en su momento, pues fue arrestado a través de la colaboración internacional cerca de la frontera entre Polonia y Ucrania cuando tendría la intención de dirigirse al país en guerra. Pese a ello, la AN dictaminó que, eso sí, con medidas cautelares que deberían mantenerle localizado, que lo más ajustado a derecho es que salga libre por ahora,
a la espera de juicio.

La caída de Pablo V.B. tuvo lugar tras «diversas gestiones» efectuadas por la Policía, en las que los agentes comprobaron que un importante narcotraficante colombiano «había organizado un trasvase de cocaína en aguas próximas a Venezuela para, posteriormente, trasladar la sustancia a Europa». Así lo detallan fuentes del Ministerio del Interior, que confirman que más de tres toneladas de cocaína fueron cargadas en un velero tripulado por el citado Pablo V.B. «Una vez la droga en tierra se llevó a cabo la operación policial que permitió intervenir parte del cargamento de cocaína, concretamente 1.623 kilos de droga localizados en una caleta de un garaje situado en pleno centro de la capital onubense», añade Interior. En ese momento fueron arrestadas las dos personas encargadas de la custodia, pero el patrón de la embarcación consiguió huir.

Toda esta investigación tuvo lugar en el seno de la operación Medellín, liderada desde Pontevedra por el Greco Galicia de la Brigada Central de Estupefacientes. En los informes policiales se refleja la relación directa entre el ‘narcopatrón’ que acaba de ser puesto en libertad y su paisano Carlos Silla, detenido en parecidas circunstancias (en su caso, in fraganti, encima de 5 toneladas de cocaína dirigidas a Europa en otro velero), que está siendo juzgado por aquellos hechos en Portugal y que debe responder por uno de los últimos grandes alijos que llegaron a Pontevedra en la Audiencia Provincial. La Policía Nacional también les relaciona con la Mocro Maffia, la organización de narcotraficantes más violenta de Europa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.