Un invernadero para la producción indoor de marihuana con más de 500 plantas en una vivienda que, además, era empleada por su morador como punto de venta de cocaína y de hachís, entre otras sustancias. Ese es el saldo final de la operación Serma, trabajo de la Guardia Civil de Murcia que sirvió para desactivar un gran punto de venta de drogas en la localidad de Mazarrón.

Los hechos vienen siendo investigados desde meses atrás, hasta que los agentes lograron los datos para que el juez autorizó la entrada y el registro en el inmueble sospechoso. El presunto responsable de la droga, con amplios antecedentes, fue detenido.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.