La semana pasada, la Policía Federal de Brasil lanzó los operativos Catrapo y The Fallen, para desmantelar una organización criminal responsable del tráfico internacional de drogas, lavado de dinero y contrabando. El grupo tenía como líder a Sergio Roberto de Carvalho, alias Paul Wouter o Mayor Carvalho, ex alto cargo de la policía militar de Mato Grosso do Sul, detenido el mes pasado, en una acción de cooperación policial internacional, en la ciudad de Budapest (Hungría).

Aviones del Mayor Carvalho / Policía Federal

La Operación Catrapo cumplió 28 órdenes de allanamiento y captura y 13 órdenes de captura temporal – emitidas por la 5ª Sección Judicial de Mato Grosso – en los estados de Mato Grosso, São Paulo, Pará, Rio de Janeiro, Espírito Santo, Minas Gerais, Amazonas, Paraná, Rondônia y Tocantins.

Durante las investigaciones se identificó que la organización criminal utilizaba aviones para transportar cocaína adquirida en Perú y Bolivia hacia Europa, utilizando como almacén el estado de Mato Grosso. La Policía Federal interceptó dos toneladas de cocaína e identificó R$ 40 millones en bienes durante la investigación.

La Operación The Fallen cumple 21 órdenes de registro y captura y seis órdenes de captura preventiva, emitidas por el Tribunal Federal de Pernambuco, en los estados de Pernambuco, São Paulo, Paraná, Minas Gerais y Bahía.

Las investigaciones comenzaron en 2020, luego de la sospecha de importación de piezas de aviones portugueses por parte de una empresa de Recife/PE, que los introdujo en Brasil a través del puerto de Itajaí/SC. Tras investigaciones conjuntas entre la PF, la Receita Federal y la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC), se encontró un esquema de contrabando de partes de aeronaves al país para uso de los narcotraficantes que operan en la frontera.

También se investiga la estrategia de blanqueo de capitales montada por el grupo delictivo, que utilizó empresas pantalla para mover valores en el territorio nacional. Además, se utilizaron empresas con sede en el extranjero para facilitar la compra de aviones fuera de Brasil, que sirvieron a la organización criminal investigada y también fueron cedidos a otros grupos criminales.

Entre tanto, las autoridades de Bélgica, Brasil y España pelean por la extradición del capo de la droga, que permanece detenido en Hungría desde hace ya algunas fechas. Los tres países tienen importantes causas contra él, destacando la de España, que ya fue juzgada y de la que él pudo librarse al fingir su muerte sobornando a varias personas en el país. Allí le atribuyen la organización de un importante desembarco de cocaína asociado con narcotraficantes gallegos. 

Post Views: 34

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.