La Policía Nacional de Ecuador detuvo en las últimas horas a diez personas en el marco de la operación Fortuna. El trabajo de los agentes sirvió para desarticular una gran red internacional dedicada al acopio y el envío de toneladas de cocaína hacia Europa por el puerto de Guayaquil, por lo que atacaron de forma directa a uno de esos canales que transportan la sustancia hasta las terminales marítimas.

De ese modo, las autoridades registraron un lugar estratégico en la zona de Pascuales, centro en el que, según la Policía, se contaminaban los contenedores con la droga. Allí mismo se detuvieron a las diez personas, que custodiaban dos contenedores y dos vehículos, todo ello con sustancia ilícita.

En total fueron incautados 2.150 kilos de cocaína, siete vehículos, 3.000 dólares en efectivo y nueve terminales móviles. La droga decomisada tendría un valor de unos 150 millones de dólares en Europa, principal destino de los cargamentos que proceden de Ecuador.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.