Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas como presuntos autores materiales del robo de 45 botellas de vino en el restaurante Atrio de Cáceres, en Madrid, logrando esclarecer uno de los robos más mediáticos de los últimos años. El valor de las botellas sustraídas asciende a 1.648.500 euros y una de ellas es un ejemplar único en el mundo valorada en 310.000 euros. Los arrestados fueron localizados en Croacia gracias a la perfecta coordinación a nivel nacional e internacional con la participación de agentes de la Policía Nacional junto a la Oficina SIRENE, EUROPOL, INTERPOL, la Dirección General de Policía Criminal y Comisaría de Policía Fronteriza de Gruda (Croacia) además de las Agregadurías de Interior de España en Rumanía y Países Bajos.

Los hechos sucedieron el pasado 27 de octubre de 2021 y fueron cometidos por dos personas –hombre y mujer-, que demostraron estar altamente especializados y con experiencia al realizar el robo con una planificación milimétrica. Según las gestiones realizadas, los agentes han podido constatar que la mujer se alojó en el Hotel Atrio formalizando la reserva mediante un documento falso suizo. Tras cenar en el restaurante junto a su cómplice, ambos visitaron la bodega invitados por el personal, práctica totalmente habitual con los clientes.

Tras ello subieron a la habitación y, momentos después, el hombre abandonaba la estancia para dirigirse al sótano donde se encuentra la bodega. Tras acceder con una llave maestra, previamente sustraída, momentos después salía con tres grandes mochilas –una en cada mano y otra a la espalda- donde introdujo las botellas. Para su protección dentro de las mochilas utilizaron varias toallas de la habitación donde estaban hospedados. Mientras tanto, la mujer distraía al empleado con la excusa de que preparase algo de comer a pesar de que la cocina ya estaba cerrada. El robo fue descubierto a la mañana siguiente, constatando que los presuntos autores habían abandonado el hotel sobre las 5:30 de la mañana.

El robo / Policía Nacional

Tras numerosas gestiones, tanto en España como en otros países, los agentes lograron identificar a los dos presuntos autores y constataron que contaban con una gran profesionalidad, especialización y perfecta planificación del robo. Además, se pudo comprobar que visitaron tres veces el restaurante antes del robo para hacer un estudio previo del lugar.

Su localización también fue dificultosa. Pocos días después del robo abandonaron España y su alta movilidad e itinerancia ha impedido conocer su paradero exacto hasta que, finalmente, fueron localizados entrando en Croacia desde Montenegro por el puesto fronterizo de Karasovi Sutorina. Allí fueron detenidos, gracias a la cooperación internacional, por las autoridades de ese país en base a las OEDE solicitadas por la Policía Nacional. Además, en el momento del arresto, el varón tenía vigentes otras dos órdenes de detención emitidas por Juzgados de Madrid.

Post Views: 7

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.