El pasado 9 de junio, en sector de La Lizama, kilómetro 42 en la vía que comunica a Barranca Bermeja con Cimitarra, en Santander (Colombia), la Policía incautó 491 kilos de cocaína que estaban siendo transportados en un camión. Posteriormente, el 13 de junio, cuando la Fiscalía ordenó su destrucción, se descubrió que faltaban tres kilos, por lo que inició una investigación tras la cual se lograron recopilar pruebas suficientes para ordenar la captura de los uniformados.

La Fiscalía les imputó cargos por los delitos de peculado por apropiación y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. Los patrulleros, que fueron capturados por funcionarios del CTI, no aceptaron los cargos que se les atribuyeron.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.