Simulando que iba a pasar unas vacaciones en la isla de Cerdeña, en pleno mar Mediterráneo, un español pretendía transportar hasta allí una importante cantidad de drogas, en concreto hachís y cocaína. Fue interceptado por la Guardia di Finanza italiana nada más desembarcar del ferry procedente de Barcelona.

El hombre, a bordo de un vehículo, llevaba los paquetes de droga en el maletero. La sustancia fue detectada por uno de los perros adiestrados de los financieros italianos. El español, de 54 años, declaraba que se dirigía a Sassari de vacaciones, donde había reservado un alojamiento.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.