Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) al último de los sospechosos de circular en el vehículo que pretendió huir de los agentes con un alijo de hachís y optó por embestirles a finales del mes pasado en esa zona del Campo de Gibraltar.

La semana pasada, la propia Policía detuvo en Jerez de la Frontera (Cádiz, España) al individuo que, presuntamente, embistió al coche policial en la localidad de Sanlúcar de Barrameda cuando huía en un todoterreno cargado con veinte fardos de hachís.

El detenido, igual que el anterior, fue puesto a disposición judicial como presunto autor de delitos contra la salud pública, tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas, entre otros.

El día de los hechos, dos de los policías, que se encontraban con el chaleco reflectante a pie en el camino, tuvieron que saltar y rodar por la ladera del camino hacia los matorrales para no ser atropellados mientras que el tercero, que aún se encontraba en el interior del coche, tuvo el tiempo justo para reaccionar y salir del vehículo. El todoterreno impactó a más de cien kilómetros hora contra el vehículo policial por su parte frontal.

Tras la embestida, los dos individuos emprendieron la huida sin ser localizados en ese momento, si bien fue arrestado uno de los implicados en la preparación del alijo, que había realizado funciones de “punto”, y que fue localizado escondido en un vivero cercano. Los agentes intervinieron el vehículo todoterreno con los 20 fardos de hachís que portaba en su parte trasera, además de una pistola municionada.

Al día siguiente, y tras las investigaciones oportunas, los agentes comprobaron que el conductor implicaba pernoctaba en un hotel de Jerez donde fue detenido. Posteriormente, los policías llevaron a cabo la entrada y registro de su domicilio en Chipiona donde, con el apoyo de la Unidad de Guías Caninos, localizaron un gran número de armas y munición -pistolas, revólveres, escopetas de dos cañones, una pistola de bolsillo y un subfusil de asalto AK47-. Además también se intervino dinero en metálico, numerosas joyas, documentación con anotaciones y ropa oscura junto a varios pasamontañas.

Con la actual detención, la Policía ata el último cabo que restaba pendiente en la actual investigación.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.