En aguas jurisdiccionales de Curaçao y Bonaire, antillas holandesas del mar Caribe, la Politie y los servicios de guardacostas de Países Bajos desplazados en esa región del mundo acaban de interceptar 2,9 toneladas de droga, la mayor parte de ellas cocaína, a bordo de dos embarcaciones tripuladas por ocho y cinco personas, respectivamente, todas ellas detenidas.

En el marco del operativo, los servicios de seguridad se vieron en la obligación de perseguir a los narcotraficantes, que lanzaron fardos al mar para intentar la fuga, algo que no consiguieron. La droga fue ‘pescada’ posteriormente por los agentes. 

Todos los indicios apuntan a que la mercancía ilícita estaba preparada para ser cargada en otras embarcaciones que, a su vez, partirían rumbo a Europa, que podrían ser veleros, pesqueros, mercantes o remolcadores. La actividad criminal fue interrumpida por la excelente labor de las autoridades.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.