La Guardia Civil busca a los responsables de una doble plantación exterior de marihuana hallada en dos lugares que distan menos de 30 kilómetros entre sí, en el área de Mequinenza y Caspe, en Zaragoza (Aragón). Ambas plantaciones contaban con campamentos artesanales tanto para el día a día de sus cultivadores como para el perfecto secado de las plantas, así como sistemas de riego. En total, fueron incautadas unas 3.200 plantas, alrededor de 1.600 en cada uno de ellos.

La localización fue muy complicada, especialmente en el caso del segundo de los campamentos, que precisó el apoyo aéreo del equipo de helicópteros del Instituto Armado, dada su ubicación. Los agentes también tuvieron que introducirse en una zona fluvial de lo más intrincada para llegar al punto y poder desmantelar la infraestructura de los narcotraficantes.

La Guardia Civil, a diferencia de otras ocasiones, no consiguió detectar presencia de los narcotraficantes sobre el terreno. Debieron obtener la información precisa para poder escapar. Aunque se desconoce su identidad, el modus operandi apunta a que ambas estructuras llevan la firma de la Mafia Albanesa, extendida por toda España en este ilícito negocio.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.