Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil han frustrado un desembarco de droga en las costas de Almería, y han detenido a dos personas en una operación, bautizada Mero, que concluyó con la intervención de más de 1.400 kilos de hachís.

Ambos cuerpos de seguridad llevan a cabo distintos dispositivos de prevención ante las organizaciones que pretenden introducir droga por nuestras costas, realizando desembarcos de droga procedente de Marruecos y con destino a otros puntos de la geografía nacional e internacional. Los dispositivos establecidos posibilitaron que en la noche del pasado día 7 de octubre, en torno a las 2.35 horas, el servicio marítimo de la Guardia Civil alertaba sobre una embarcación sospechosa, que navegaba tratando de no ser detectada por los radares del Sistema de Vigilancia Exterior (SIVE). El primer avistamiento localizó una embarcación de 10 metros de eslora y dos motores fueraborda de 350 cv, a unas 8 millas de la costa del Sureste de España.

La patrullera de la Guardia Civil inició entonces una maniobra de seguimiento que obligó a que dicha embarcación tomase rumbo a la Playa de Retamar, mientras por tierra, varios efectivos de la Policía Nacional cubrían la zona costera del Parque Natural de Cabo de Gata cercano a la capital. La actuación conjunta y coordinada de ambos cuerpos policiales propició el arresto de dos personas, los tripulantes de la embarcación, y la intervención de 39 fardos de arpillera que contenían hachís por un peso de 1.400 kilos, pese a que los arrestados los arrojasen al mar en un intento desesperado que evitase su detención.

Ya en tierra, la Policía Nacional procedió a la intervención de un vehículo en cuyo interior había 18 garrafas de gasolina de 25 litros cada una de ellas, dos cajas con cinco kilos de marihuana, cinco teléfonos móviles y un terminal para comunicaciones vía satélite, y dos mochilas con 72 placas de hachís y un peso bruto de 33 kilos y 840 gramos. La Operación Mero ha puesto a disposición judicial a dos hombres de origen marroquí de 40 y 29 años de edad, quienes han ingresado en prisión acusados de un delito de tráfico de drogas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.