El oficial fue nombrado recientemente por el presidente Gustavo Petro al dar a conocer la nueva cúpula de las Fuerzas Militares. Luego de la “barrida histórica” en la Policía, producto del nombramiento del nuevo director de la entidad, en el Ejército Nacional también se anunciaron importantes cambios. Entre ellos, los nombres del comandante y el segundo al mando de la institución.

El presidente Gustavo Petro aseguró que hay “grados de injusticia” en las decisiones, en especial cuando se trata de cambios en las Fuerzas Militares. El problema ahora radica en el nombramiento del segundo comandante del Ejército, el brigadier general Jairo Alejandro Fuentes Sandoval, un oficial de larga trayectoria, pero un problema jurídico que ahora deja su nuevo cargo en la cuerda floja. Se trata de investigaciones por casos de falsos positivos.

Los procesos que cursan y donde su nombre aparece en los expedientes están en poder de la Justicia Especial de Paz. Se trata de indagaciones que se abrieron en esa jurisdicción como consecuencia de las declaraciones que entregaron militares en retiro y que ahora se convierten en testigos de hechos, bastante delicados, y que son materia de verificación.

El presidente Petro anunció la nueva cúpula al advertir que los generales designados se convertirán en los protagonistas de liderar la nueva estrategia militar y de policía, de cara a los retos que se propone el nuevo Gobierno para los próximos cuatro años. La lista de generales incluyó a Fuentes Sandoval, sin embargo, las investigaciones en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) dejan en riesgo su designación.

Una declaración que entregó el exparamilitar, que estuvo vinculado al Ejército, Adolfo Guevara Cantillo, aseguró que fue el encargado de coordinar, junto al ahora nuevo segundo comandante, dos ejecuciones extrajudiciales. Las versiones fueron negadas por el general Fuentes al advertir que solamente tratan de afectar su larga trayectoria en el Ejército.

El anunció del presidente de la República estuvo antecedido por una contundente advertencia por el respeto a los derechos humanos y la lucha contra la corrupción. Incluso con una orden directa de asumir responsabilidades en casos de asesinatos de líderes sociales en las zonas que cada oficial, tanto en el Ejército y en la Policía, tendrán bajo su mando.

Gustavo Petro dejó como comandante de las Fuerzas Militares, al general Helder Fernán Giraldo Bonilla, y al mando del Ejército al general Luis Mauricio Ospina Gutiérrez y justamente como subalterno al general Jairo Alejandro Fuentes. Este último, con los registros judiciales en la JEP y que ahora, con seguridad, ponen en riesgo su nombramiento.

Se podría decir que el filtro propuesto por el presidente Petro para escoger a los nuevos comandantes de las Fuerzas Militares y de Policía falló en este caso, pues las declaraciones en la Justicia Especial para la Paz se conocían con anterioridad y aun así el nombre del general estuvo en la baraja de postulados, incluso fue seleccionado en el segundo cargo más importante del Ejército.

Fuentes del Ejército aseguraron que el nombramiento está en riesgo, tambalea, por cuenta de las investigaciones que se adelantan en la JEP y que justamente enredan al segundo comandante, el general Fuentes Sandoval. Por ahora, oficialmente no se ha confirmado su salida, sin embargo, advierten que su salida es casi segura luego de conocer los señalamientos del exparamilitar.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.