Agentes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) decomisaron 27 fusiles de grueso calibre en Sahuayo, Michoacán, cuyo arsenal sería para reforzar al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), incluyendo chalecos tácticos, cascos, granadas, miles de municiones y hasta un fusil Barret calibre .50.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, el aseguramiento se realizó en inmediaciones del hotel Casahi, sobre la carretera Sahuayo-Jiquilpan, donde también fueron detenidos tres sujetos que serían integrantes de la célula del CJNG.

Los militares efectuaban labores de patrullaje por la zona, cuando detectaron a los sospechosos y se acercaron para descartar cualquier delito. Luego de revisar el área dieron con tres vehículos blindados, el armamento y los supuestos delincuentes que lo transportaban.

Al final fueron decomisadas 24 armas largas, entre fusiles de asalto; además del Barret calibre .50, una subametralladora, aditamento lanzagranadas, cinco granadas, cientos de cargadores y cerca de 4,500 cartuchos útiles de diversos calibres.

También incautaron 71 envoltorios de marihuana y 48 chalecos tácticos, cuya inscripción se distingue con las cuatro letras del CJNG. Los camionetas blindados son una Tahoe color gris, una Ford F 250 Súper Duty, roja y una Ford Lobo blanca.

Todo lo asegurado junto con los detenidos fueron trasladados a instalaciones de la Fiscalía General de la República en su delegación de Morelia, donde quedaron a disposición del Ministerio Público, para que sea determinada su situación jurídica y se integre la carpeta para investigaciones correspondientes.

El decomiso en Sahuayo suma dos golpes certeros al CJNG en 48 horas. En dos días seguidos les han incautado 62 fusiles. Pues en Ciudad Hidalgo fueron detenidos 37 supuestos sicarios, quienes serían miembros de la organización criminal de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho.

Labores de inteligencia permitieron detectar la casa de seguridad que fue intervenida desde las primeras horas de la madrugada este 26 de julio en un poblado al pie de la sierra conocido como el Caracol.

De acuerdo con la Sedena, a todos les aseguraron 35 armas largas, 170 cargadores, 5,280 cartuchos, 3 granadas, un aditamento lanzagranadas, 3 gorras color negro con la leyenda CJNG, un vehículo y decenas de chalecos tácticos.

Intentaron escapar tan pronto como notaron la presencia del Ejército, pero fueron interceptados de inmediato, porque se estableció un cerco de seguridad y elementos de la Guardia Nacional desplegaron uno de sus helicópteros para vigilar desde el aire.

La Sedena presumió que no hicieron ningún disparo. El operativo se realizó en inmediaciones de una zona boscosa, cerca de una aparente casa de seguridad en una colina junto al llano. Los supuestos operadores del CJNG fueron acostados bocabajo con las manos esposadas y semidesnudos.

Sobre las cobijas y colchas fueron reunidas las metralletas. Todo lo asegurado, incluyendo la camioneta roja, fue puesto a disposición de la Fiscalía General de la República y la Guardia Civil apoyó en el traslado de los detenidos.

De acuerdo con datos oficiales, 7 de cada 10 armas incautadas en México provienen de Estados Unidos, donde el mercado para adquirirlas es relativamente sencillo, debido a las pocas restricciones, como si de un artículo cotidiano se tratara.

Entre aquellas observadas al CJNG destacan ametralladoras de cinta M-60, fusiles Barret, lanzagranadas, metralletas AR-15, lanzador de cohetes soviético RPG-7, M-16, AK-47, así como pistolas tipo escuadra de calibres 9 mm y 45.

Además, las fuerzas lideradas Oseguera Cervantes se han equipado con chalecos balísticos, cascos, inhibidores de telecomunicaciones, así como vehículos modificados para su blindaje artesanal y todo terreno, del tipo racer.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.