Agentes de la Policía Nacional adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Comisaría Provincial de Badajoz procedieron a la detención de cuatro personas por su presunta autoría de un delito de pertenencia a organización criminal, contra la seguridad vial y contra la salud pública, por tráfico de drogas.

La investigación comenzó a mediados del pasado mes de abril, cuando los policías encargados de la represión del tráfico de sustancias estupefacientes detectaron la aparición de una persona conocida por ellos debido a su amplio historial delictivo, que pudiera estar dedicándose a la introducción en esta ciudad de importantes cantidades de cocaína y heroína, y su posterior distribución a otros traficantes de mediana escala. Los agentes llevaron a cabo las gestiones necesarias para la comprobación de los hechos relatados, comprobando que, además del principal investigado, existían otras personas implicadas, estructuradas como grupo criminal, con funciones perfectamente delimitadas.

Los investigados aprovechaban las horas de relevo de los cuerpos policiales para efectuar el trasporte de partidas de sustancia estupefaciente, y fue en una de estas vigilancias discretas, el pasado 18 de agosto, cuando los agentes localizaron a dos de los implicados, abandonando el paraje «Los Rostros de Santa Amalia» hacia la zona centro de Badajoz. Ante la presencia policial, uno de ellos abandonó el vehículo e intentó huir a la carrera, mientras el otro continuó circulando, siendo detenidos ambos inmediatamente. En esta ocasión se les intervinieron 100 gramos de cocaína y 100 gramos de heroína, de los que intentaron deshacerse en su fallida fuga.

Con la preceptiva autorización judicial, al día siguiente se llevaron a cabo la entrada y registro de dos parcelas en «Los Rostros» y otra en una vivienda sita en la calle Bravo Murillo de Badajoz, supuestamente utilizados por la organización como guarderías, procediendo a la detención de dos personas más, a la incautación de casi 9 kilos de cocaína de gran pureza y dos kilos y medio de heroína, enterrados en una zona de difícil acceso y a la intervención de una pistola de calibre 6’35mm, dos balanzas de precisión, una envasadora-plastificadora y otros útiles para la distribución.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.