Una situación alarmante en cuanto al consumo, tal y como denunció hace escasas fechas la Fundación Galega Contra o Narcotráfico, se convierte, sí o sí, en un incremento exponencial del tráfico. Una muestra más de ello es el balance anual de la sección Greco Galicia, la unidad de la Brigada Central de Estupefacientes desplazada en Pontevedra (al Noroeste de España) que en 2021 marcó máximos históricos en incautaciones ya no solo de cocaína, la droga estrella en el territorio (y la de mayor valor en el mercado ilícito), sino también de hachís.

Cocaína incautada en el velero / Policía Nacional

Más de 43.000 kilos entre todas las sustancias (el 95 por ciento las dos citadas, el resto marihuana y heroína) es el récord, que incluye la mayor aprehensión de coca a nivel mundial a bordo de un velero (5,2 toneladas que transportaba el vilagarciano Carlos Silla), la detección del primer y único en Europa (hasta la fecha) narcosubmarino en tierra, sin estrenar, y el hallazgo de un camión con 8.000 kilos de hachís en el Sur de la Península y con destino más que probable el Noroeste.

Alijo del buque Nehir incautado en 2021 / Policía Nacional

La DEA estadounidense, la NCA británica, la Ofast de Francia, la Politie de Holanda o la Policía Nacional de Colombia son los principales socios de la unidad con base en Pontevedra. La colaboración de todas ellas con los Greco se traduce en éxitos internacionales de relumbrón. Así, 2021 comenzó con uno de esos trabajos conjuntos que descubrió un nuevo modus operandi de los grupos de narcos que operan en el Atlántico, con numerosas embarcaciones para un mismo alijo. Cayó el Caribe Azul con 4.248 kilos de cocaína en una investigación a la que se ha dado continuidad en 2022, hasta el punto de relacionarla con el mayor capo del Norte de Europa, Jonas Falk, recientemente detenido y puesto en libertad. La Mocro Maffia, red integrada por personas de origen marroquí con pasaporte neerlandés, estaría detrás del cargamento, y no solo de ese, sino de muchos otros, en alianza con narcotransportistas gallegos como Carlos Silla. Esa hipótesis enlaza el caso del Caribe Azul con la operación Lola, la mayor incautación de cocaína de todos los tiempos a bordo de un velero, que el Greco Galicia culminó en octubre. Fueron 5.200 kilos de cocaína. Entre medias destacó la operación Ferro y el narcosubmarino atribuido a un individuo de origen cubano afincado durante muchos años en Galicia, nuevo a estrenar e incautado en una nave industrial.

La droga del Caribe Azul / Narcodiario

Otra de las rutas muy abiertas en la actualidad es la del hachís. El alijo más destacado, de ocho toneladas, tenía el sello de narcos de las Rías Baixas. Varias operaciones más se han desarrollado con éxito en relación con la droga producida en Marruecos pero, por motivos del buen fin de las pesquisas, no pueden ser desveladas en este momento por Narcodiario. 

El jefe de Greco Galicia, Emilio Rodríguez / Narcodiario

Por último, la heroína, a menor escala, sigue siendo un problema. 53 de los 188 detenidos lo fueron por traficar con esta sustancia. Galicia se ha convertido en todo un centro de almacenamiento elegido por las mafias procedentes de Países Bajos y de Turquía. 

El velero Goldwasser / Narcogallegos. El Documental

La unidad Greco Galicia tiene autonomía para realizar grandes operaciones en solitario, pero en muchas de las ocasiones trabaja de forma conjunta con otros grupos policiales, de la Guardia Civil o con el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria. En concreto, los grupos de Udyco de las comisarías de Pontevedra y de Vigo, el ECO Galicia de la Unidad Central Operativa, el EDOA de la Comandancia pontevedresa y las distintas unidades aduaneras se convierten en piezas esenciales para el buen fin de las investigaciones. La buena sintonía entre todas ellas y en especial con los agentes internacionales es básica para obtener buenos resultados.

Detención de Jonas Falk / Policía Nacional

Si en los inicios del tráfico de cocaína en Galicia, los principales aliados de los gallegos eran los italianos (que manejaban por completo el negocio en Europa), en 2022, la situación es bien distinta. Aunque la ‘Ndrangheta mantiene un peso específico muy relevante en el mercado ilícito a nivel internacional, lo cierto es que en la Península Ibérica se han hecho muy fuertes las organizaciones mafiosas integradas en el Cártel de Los Balcanes, por una parte, y las redes originarias de Países Bajos y compuestas por personas con doble nacionalidad, marroquí y neerlandesa (integrando la conocida como Mocro Maffia), por otra. Las últimas operaciones han desvelado que con cada vez mayor frecuencia, los narcotransportistas gallegos, famosos entre los sindicatos del crimen de todo el mundo por su capacidad para salir con lanchas rápidas en busca de valiosos cargamentos de droga sin ser vistos, operan al servicio de las redes mencionadas.

Los tratos con el cártel de Los Balcanes se producen ya desde hace algunos años. Ahora, además, un nuevo y violento actor se ha presentado en el territorio con la intención de dominar el escenario: la Mocro Maffia. La Brigada Central de Estupefacientes, de la que depende Greco Galicia, maneja información en el sentido de que la organización de Fikri Amellah, que se halla en prisión por blanqueo de capitales y que fue detenido recientemente por los policías con sede en Pontevedra, está vinculada directamente con la Mocro Maffia. En paralelo, se relaciona a Fikri con Jonas Falk, el Pablo Escobar Sueco, arrestado en el mismo operativo. Se sospecha que el G-Siro patroneado por el vilagarciano Carlos Silla y sus 5.200 kilos de cocaína llegaban a Europa por encargo de estas organizaciones, lo mismo que las 4,2 toneladas decomisadas en el Caribe Azul en enero de 2021.

El Mayor Carvalho / V.M.M.

Por otra parte, sigue activa la lucha por conseguir la extradición del Mayor Carvalho, alias Paul Wouter, detenido hace pocas semanas en Budapest. La Audiencia de Pontevedra tiene que darse prisa para requerirle para que se presente a juicio, pues Brasil maniobra para conseguir su extradición. El capo sudamericano permanece en Hungría, y España le busca como responsable del alijo del Titan III cuyo juicio evitó después de fingir su muerte.

Post Views: 7

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.