En desarrollo de dos operaciones ofensivas contra el crimen transnacional, la Armada de Colombia en un trabajo multilateral con autoridades de Costa Rica, Estados Unidos y México, propinó un millonario golpe a las organizaciones narcotraficantes, evitando que 3,7 toneladas de clorhidrato de cocaína que eran transportadas por aguas del Océano Pacífico llegaran a su destino.

La primera operación que tuvo lugar al sur de México, se llevó a cabo con información de inteligencia de la Armada de Colombia, que realizó un detallado seguimiento a un semisumergible que habría salido con cocaína, desde costas del departamento de Nariño, hacia Centroamérica.

Al recibir la alerta por parte de las autoridades colombianas, la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial del Sur – JIATF South- desplegó una unidad que ubicó el artefacto naval al sur de costas mexicanas, dando inicio a una persecución en el mar con el apoyo de unidades de Guardacostas de la Armada de México.

Los sujetos que tripulaban el semisumergible al detectar la presencia de los uniformados, arrojaron cerca de tres toneladas de clorhidrato de cocaína al mar y emprendieron a la huida.

De otro lado, se combinaron capacidades de Inteligencia de la Armada de Colombia y de unidades del Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica, quienes lograron ubicar un pesquero que al parecer había salido de costas del Pacífico colombiano. Las autoridades lograron la interdicción de la embarcación al sur de Cabo Matapalo en aguas costarricenses, incautando un total de 729 kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Este golpe al tráfico de drogas representa pérdidas cercanas a los 125 millones de dólares para las organizaciones multicrimen que delinquen en el Pacífico. Así mismo, gracias a la cooperación entre las autoridades de Colombia, Costa Rica, Estados Unidos y México, se dejaron de comercializar y distribuir más de nueve millones de dosis de cocaína en las calles del mundo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.