La Guardia Civil, en el marco de la operación Navarone, ha intervenido hasta 13 piezas de artillería de gran tamaño, muchas de ellas antiguas, con su correspondiente munición, en una vivienda particular ubicada en Girona (Cataluña, España).

Los agentes identificaron a la propietaria, que poseía el depósito de armas de guerra sin documentar, por lo que las actuaciones fueron puestas a disposición judicial. Las piezas se hallaban repartidas por la propiedad, en la zona de la piscina y en otras estancias. Muchas de ellas son de gran tamaño y un peso considerable.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.