La playa de Balanegra, en Almería, al Sureste de España, fue escenario la semana pasada de un nuevo intento de desembarco de hachís a gran escala, frustrado, al menos en parte, por la intervención de efectivos de Vigilancia Aduanera, que incautaron 180 kilos de droga y detuvieron a una persona sobre el terreno.

Los agentes supieron que la embarcación, de doce metros y dos motores, navegaba rumbo norte en dirección a la Punta del Río de Adra cuando la patrullera de Vigilancia Aduanera con base en Almería detectó su presencia sobre las 00.30 horas del pasado 12 de octubre. En ese momento comenzó la operación e inmediatamente se procedió a ejecutar un seguimiento por mar de la embarcación, con apoyo de las fuerzas desplegadas en tierra.

Dos horas más tarde, la lancha tocó tierra en la playa de Balanegra, donde se encontraban unas diez personas que comenzaron a transbordar los fardos desde la embarcación a una furgoneta.

Fue entonces cuando se procedió a la actuación de Vigilancia Aduanera, tanto por mar como por tierra, en la que se encontraron cinco fardos de hachís. Se detuvo a uno de los intervinientes en el alijo y se confiscaron diferentes aparatos de radiocomunicación, así como 900 litros de combustible.

Es probable que los narcos hayan podido escapar con una gran cantidad de drogas, pues muchos de ellos consiguieron eludir el cerco policial, lo mismo que la furgoneta en la que estaban cargando los fardos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.