Tras un aviso de la Administración para el Control de Drogas (DEA), de Estados Unidos, el equipo HARC de Aduanas del puerto de Róterdam interceptó el pasado jueves un envío de 700 kilos de cocaína. El valor de calle del cargamento supera los 52 millones de euros.

La DEA ha informado a los servicios de investigación holandeses sobre un posible envío de estupefacientes. Después de lo cual, el equipo de HARC inició una investigación que condujo a la interceptación de este lote de drogas anoche. La cocaína estaba escondida en un contenedor cargado con puré de banano de Costa Rica y tenía como destino una empresa en Holanda.

En la lucha contra el narcotráfico, la cooperación internacional es de enorme importancia. La interceptación de esta partida es un buen ejemplo de cómo el equipo HARC también logra el éxito junto con los servicios de investigación extranjeros.

El equipo HARC, una colaboración de Aduanas, FIOD, Policía Portuaria y el Ministerio Público, está investigando más a fondo el caso. La empresa en los Países Bajos probablemente no tenga nada que ver con el contrabando. Desde entonces, las drogas han sido destruidas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.