La Xunta, a través de sus distintos mecanismos, refuerza su apuesta por la lucha contra las conductas adictivas ya desde edades bien tempranas, así como para el apoyo a las personas que son víctimas de la drogodependencia. La lucha contra la droga es una prioridad para el Gobierno gallego, por lo que de cara a 2023 aportará más medios personales y también recursos económicos para la prevención, en especial entre los más jóvenes, y para la concienciación.

Un coche patrulla / Policía Autonómica

A lo largo de 2022, la financiación global que la Xunta dedicó a la atención de las adicciones desde equipos multidisciplinares ascendió a 11.412.324 euros. Esta cantidad supuso un incremento de más de 500.000 euros respecto al presupuesto de 2021, que fue de 10.908.747 euros.

De cara a 2023, todas estas inversiones crecerán y las partidas previstas para convenios con entidades de atención a las drogodependencias en el proyecto de presupuestos para el próximo año de la Consellería de Sanidade superan por primera vez los 7,5 millones de euros, lo que supone que se han incrementado un 16% en el transcurso de esta legislatura desde 2020.

Un control en los límites de Galicia / Policía Autonómica

Por otra parte, a través del Servicio de Gestión de Bienes Decomisados del Narcotráfico se ofrece la posibilidad de que entidades sin ánimo de lucro accedan al derecho al uso de esos bienes, lo que revierte de forma positiva en la sociedad. Esta medida de la Fundación Galega contra o Narcotráfico en la que colabora la Xunta ha generado 250.000 euros desde su puesta en marcha en 2016 por la venta anticipada de los bienes incautados antes del juicio.

Además, la Policía Autonómica se encarga de velar por el cumplimiento de la Ley 11/2010, de 17 de diciembre, de prevención del consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad y la Ley 28/2005, 26 de diciembre de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos de tabaco mediante dispositivos periódicos diurnos y nocturnos. De esta forma, los agentes prevén la venta y subministro a menores de edad, tanto en locales de ocio -bares, pubs, discotecas o supermercados y tiendas 24 horas- para evitar el consumo en las vías públicas.

Esta y otras actuaciones en materia de menores son algunas de las competencias que asume la Policía Autonómica, a las que se suman la protección de víctimas de violencia de género, el control o el control de la conservación del patrimonio natural y de las rutas xacobeas.

Para desarrollar de forma efectiva su labor, la Xunta sigue pidiendo al Gobierno Central que complete la plantilla de la Policía Autonómica Autónoma, que actualmente se encuentra al 73% con 364 agentes.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.