Dionisio Flores Valle, el Nicho, padre de Oscar Andrés Flores Ramírez, el Lunares, fue dejado en libertad luego de 20 meses en que cayera por acusaciones que lo vincularon como principal operador logístico de la Unión Tepito, luego de que su hijo también quedó tras las rejas.

De acuerdo con los reportes, el Nicho dejó el Reclusorio Norte por su propio pie la madrugada de esre 22 de julio. Presuntamente, la liberación fue por cambio de medida cautelar. Ello implicaría que sigue su proceso, pero la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) no ha informado del caso.

La determinación fue realizada por un juez de sanciones penales y luego de salir del penal, Flores Valle fue custodiado por sujetos que lo esperaban a las afueras. Así fue como volvió a las calles tras su detención el 24 de noviembre de 2020.

Según las autoridades, este sujeto fungía como operador logístico, financiero y responsable de la coordinación de la distribución de droga para la organización criminal. También era el intermediario y enlace de comunicación con el Lunares.

Foto: Luis Carbayo/cuartoscuro.com

Los informes señalaron que este sujeto realizaba operaciones con recursos de procedencia Ilícita y era propietario de un negocio de venta de arte sacro y antigüedades, con artículos de alto valor entre los que destacaban jarrones de la dinastía Ming, valuados en poco más de un millón de pesos.

También se tiene conocimiento de que tenía una cuenta bancaria (congelada) con un saldo aproximado de 2.5 millones pesos, así como una casa el complejo exclusivo conocido como zona Diamante de Acapulco, Guerrero, la cual fue un obsequio del Lunares.

De acuerdo con los reportes policiales, a la par de estas tareas el Nicho era el encargado de la adquisición y/o renta de inmuebles utilizados como bodegas y/o laboratorios para la elaboración y corte de droga. También era responsable de invadir predios en la colonia Morelos, en el corazón de la capital.

En su momento se informó que mantenía como zona de operación y confort la alcaldía Cuauhtémoc, principalmente en las inmediaciones de la colonia Peralvillo, lugar en que se encontraba el principal centro de operación del Lunares, mismo que fue desmantelado en octubre 2019 por las autoridades capitalinas y donde se aseguraron importantes cantidades de droga y un laboratorio clandestino.

Flores Valle cuenta con antecedentes penales por el delito de fraude, por lo que estuvo interno en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente en octubre de 2017, quedando en libertad provisional bajo fianza.

Apenas el pasado 28 de junio, la FGJCDMX confirmó que el hijo del Nicho pasará 27 años y seis meses tras las rejas por el asesinato de una mujer, luego de que se le ratifacara la sentencia tras haber impugnado.

De acuerdo con las investigaciones, se acreditó la plena responsabilidad del Lunares por el delito de homicidio calificado tras haber disparado en el rostro contra una femenina en un puesto de quesadillas en 2019, en la colonia Morelos de la alcaldía Cuauhtémoc.

Este sujeto quedó al frente de la Unión Tepito, tras el arresto en 2018 de José Alberto Maldonado López, el Betito, quien comenzó como sicario de la organización y escaló como máximo jefe desde 2015. Tras su caída en febrero de 2020, fueron capturados más integrantes de su facción, entre ellas su novia, su madre, hermano, tío y sobrino.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.