Una operación internacional coordinada por Interpol a lo largo del verano pasado ha puesto al descubierto la gran escala del narcotráfico con la incautación de narcóticos ilícitos y precursores químicos por valor de más de 717 millones de dólares y el arresto de 1.333 sospechosos en todo el mundo.

La Operación Lionfish V (23 de junio – 31 de julio) se centró en el tráfico de drogas ilícitas a lo largo de rutas aéreas, terrestres y marítimas en 22 países de todo el mundo a través de un enfoque transfronterizo coordinado, con más de 291 toneladas de precursores químicos y 35,5 toneladas de narcóticos incautados.

Si bien las drogas tradicionales como la cocaína y el cannabis continúan representando una parte importante del mercado de drogas ilícitas, la operación subrayó el aumento en la producción y venta de drogas sintéticas como la metanfetamina, el captagón y la ketamina.

Los precursores químicos son especialmente valiosos para las organizaciones criminales porque les permiten producir un suministro interminable de drogas sintéticas con un margen de beneficio muy alto. La producción de drogas sintéticas no depende de factores ambientales o externos como la cocaína y la heroína y puede fabricarse en entornos urbanos cerca de los principales centros de transporte.

Durante la operación de cinco semanas, las autoridades recuperaron 1,8 toneladas de ketamina, 683 kg de metanfetamina y 581 kg de Captagon. Las incautaciones significativas también incluyeron 20,2 toneladas de cocaína, 11,7 toneladas de cannabis, 158 kg de heroína, 65.100 comprimidos y 48 kg de Tramadol, además de 9.500.000 tabletas de pseudoefedrina utilizadas para fabricar metanfetamina, decenas de armas de fuego, cohetes y explosivos.

Junto a ello, fue hallado un superlaboratorio clandestino capaz de producir miles de kilogramos de ketamina, desmantelado en Camboya, donde la policía arrestó a una persona buscada internacionalmente en una notificación roja de Interpol por presuntos delitos de tráfico transnacional de drogas.

Los 1.333 arrestos realizados durante la operación incluyen 25 nacionalidades diferentes, lo que destaca aún más cómo el narcotráfico es un problema global que requiere una respuesta global.

Las autoridades indias realizaron la mayor incautación individual de heroína durante la operación después de que se interceptaran 75,3 kg de la droga en el puerto de Mundra. En un comunicado, la Oficina Central de Investigaciones (CBI) de la India subrayó cómo la Oficina Central Nacional de Interpol del país se coordinó con las agencias de aplicación de la ley a nivel mundial, para una acción concertada contra las redes de drogas con vínculos internacionales, con miras a interrumpir, desmantelar y degradar las redes de drogas ilícitas.

La operación mostró que los traficantes utilizan varios tipos de modos de transporte para contrabandear sus narcóticos, incluida la carga marítima en contenedores, correos aéreos, servicios postales de correo urgente, vehículos comerciales, embarcaciones gofast y aeronaves pequeñas.

Interpol implementó con éxito su base de datos ‘Relief’ durante la operación, una capacidad forense que es capaz de vincular las incautaciones de drogas a nivel mundial. Resultó en la coincidencia positiva de dos incautaciones de drogas anteriores en Brasil y Alemania. “Los grupos criminales operan como una compañía global. Buscan maximizar las ganancias, minimizar el riesgo, diversificar sus activos y buscar mercados emergentes”, dijo el Secretario General de Interpol, Jürgen Stock.

Australia, Baréin, Brasil, Camboya, Colombia, India, Indonesia, Iraq, Japón, Jordania, Malasia, Maldivas, Marruecos, Nigeria, Omán, Filipinas, Qatar, Sri Lanka, Siria, Tailandia, Turquía y Emiratos Árabes Unidos participaron en un operativo al margen de los países más tradicionales en esta clase de investigaciones como España, Francia, Reino Unido, Estados Unidos o Italia.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.