A principios de verano se tuvo conocimiento de que en una antigua fábrica textil abandonada, situada en el término municipal de Borges Blanques, se podría estar cultivando marihuana. Los agentes realizaron las primeras comprobaciones y localizaron la nave en un polígono a pie de la N-240. Mientras avanzaba la investigación se dieron cuenta de que la Guardia Civil también estaba investigando a los propios traficantes.

Una vez contactados, se montó un grupo de trabajo conjunto y continuaron las comprobaciones y vigilancias del entorno. Los agentes constataron un alto consumo de energía en un lugar en el que, en teoría, no había ninguna actividad económica. También observaron distintos indicios que confirmarían que se encontrarían ante un cultivo de marihuana.

A primera hora se ha realizado una entrada y pesquisa en la nave donde se ha encontrado una compleja instalación dedicada al cultivo  de marihuana. Durante el registro los agentes han detenido a dos personas que se habían escondido en un espacio bajo la cubierta de la nave.

Los detenidos, que se encargaban del mantenimiento de las plantas, vivían en la misma explotación. De esta forma, también vigilaban la plantación. En su interior se han intervenido 1.301 plantas de marihuana en avanzado estado de crecimiento y toda la instalación propia de estas explotaciones, como lámparas, extractores, ventiladores, entre otros. Además, también se ha comprobado que habían conectado fraudulentamente la instalación a la red eléctrica.

De la investigación se desprende que el destino final de la droga intervenida sería el extranjero. El caso sigue abierto y no se descartan nuevas detenciones.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.