La Guardia Civil detuvo a tres ciudadanos de procedencia sudamericana, residentes en Mos (Pontevedra, Galicia), como presuntos responsables de una plantación indoor de marihuana que tenían en su domicilio y en una nave industrial en el mismo municipio.

Las investigaciones se iniciaron al tener noticia de la supuesta defraudación de fluido eléctrico que se estaba produciendo en una nave industrial, a tenor del cual la empresa suministradora ya tenía abierto un procedimiento para el corte de la luz. Cuando se confirmaron las sospechas de un almacenamiento clandestino de marihuana, tanto por los signos externos como por el olor característico que desprende esta planta, se activó el protocolo de investigación de este tipo de delitos que llevó a la identificación de los presuntos responsables. Seguidamente se procedió al registro, tanto de la nave, como del domicilio en el que residían, al existir fundadas sospechas de una plantación en la vivienda.

Se trata de tres personas de nacionalidades ecuatoriana y bolivianos, un hombre y una mujer de 37 y 38 años y el hijo de ella, de 22, el hombre con antecedentes policiales por tráfico de drogas, que fueron detenidos como presuntos autores de un delito contra la salud pública y defraudación del fluido eléctrico.

En el registro de la nave industrial, que habían alquilado a principios de este año, la Guardia Civil se incautó de 400 plantas de marihuana, además de una ingente cantidad de medios y elementos que se usan para el cultivo de esta especie. Sobresalen por su cantidad, los bidones de abonos químicos y los sacos para su embalaje. Así mismo, también se desmanteló la infraestructura que tenían para el montaje del sistema eléctrico, de riego y refrigeración, contando para ello con equipos de aire acondicionado, ventiladores, deshumidificadores, cuadros eléctricos, transformadores y lámparas de alto voltaje. Todo ello orientado y predispuesto para sacarle el mayor rendimiento posible al cultivo de esta planta.

En el registro de las distintas estancias de la vivienda donde residían los detenidos, la Guardia Civil se encontró con una plantación indoor perfectamente dotada con todos los sistemas de electricidad, refrigeración y riego. Se intervinieron 226 plantas de marihuana cortada y 56 macetas con plantas de distintos tamaños en proceso de crecimiento. Entre el material intervenido figuran: 26 alternadores de alimentación de las lámparas, 24 lámparas específicas, 5 deshumidificadores y 8 ventiladores, además de una agenda con anotaciones.

Dos de los detenidos quedaron en libertad en sede policial. El tercero, junto con las diligencias instruidas fue puesto a disposición del Juzgado, que decretó su libertad provisional con cargos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.