Tras un aviso de un servicio de investigación extranjero, el equipo Harc de la Aduana holandesa interceptó esta tarde 540 kilos de cocaína en el puerto de Róterdam. El valor de calle de este lote es de más de 40 millones de euros.

Los narcóticos estaban escondidos entre un cargamento de mangos de Brasil. Los mangos estaban destinados a una empresa en los Países Bajos. Esta empresa no tiene nada que ver con el contrabando. La droga iba a ser recogida por rescatadores que ya no pudieron entrar en acción ante el trabajo policial.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.