Ocho detenidos y unas 200 piezas requisadas es el balance provisional de la operación Cinquecento-Templo Sagrado, que sirvió para desmantelar una red criminal supuestamente dedicada al robo de estas obras en iglesias y pazos de Galicia para su posterior venta en establecimientos especializados de Pontevedra y Ourense.

Autoridades presentaron este lunes las piezas requisadas, algunas de ellas de gran valor, y trabajan ahora al lado de expertos en Patrimonio Histórico y miembros de la Iglesia para determinar la procedencia de todas ellas y así poder devolvérselas a sus legítimos propietarios.De los arrestados, los dos cabecillas que organizaban los robos ya están en prisión, mientras que el resto quedaron en libertad a la espera de juicio. Entre el material incautado también hay armas históricas y piezas de marfil de procedencia aún por esclarecer.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.