Las autoridades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá persiguieron en mar abierto una pequeña embarcación que llevaba ocho grandes bultos de una sustancia que resultó ser cocaína. La embarcación, procedente del Golfo del Urabá, en Colombia, estaba tripulada por dos personas de esta nacionalidad que acabaron detenidas. 

Los agentes fronterizos panameños trasladaron a puerto seguro la embarcación que pretendía surcar el mar Caribe llena de drogas. En total, se cuantificaron 187 paquetes de supuesta cocaína en el marco del operativo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.