35 años de prisión deberá afrontar Daniel Rendón Herrera, exlíder del Clan del Golfo, señalado por narcotráfico. Una jueza de Brooklyn acaba de emitir la sentencia en su contra.

La decisión de la justicia norteamericana significa, sin duda alguna, un verdadero golpe a todo un prontuario criminal que dejó tras su paso sangre y dolor en muchas regiones del país.

Y es que ‘Don Mario’ guarda muchos secretos de la complicidad de los grupos paramilitares con la fuerza pública y con políticos. Por eso, de alguna manera, esta decisión es clave en el expediente.

Fue a finales de 2021, que el capo de la droga y líder paramilitar colombiano Daniel Rendón Herrera, conocido como ‘Don Mario’, se declaró culpable de conspirar para proporcionar apoyo material para una organización terrorista extranjera.

‘Don Mario’, “se declaró culpable de participar en una empresa criminal y de conspirar para proporcionar apoyo material para una determinada organización terrorista extranjera”, dijo en su momento el tribunal en un comunicado.

Desde un comienzo, el tribunal que lo acaba de condenar, había dejado claro que el colombiano se enfrentaba en Estados Unidos a un mínimo de 20 años, así como a una indemnización de 45 millones de dólares y una multa de 2,25 millones, según el tribunal.

Alias ‘Don Mario’ había sido extraditado a Estados Unidos en abril de 2018, cuando era una de las cabezas de la banda criminal de Los Urabeños, hoy conocida como el Clan del Golfo. Al llegar extraditado, ante los tribunales del Distrito Sur Nueva York se declaró inocente, pero ahora reconoció la responsabilidad ante la juez Dora Lizette Irizarry.

“Bajo mi responsabilidad me confabulé o me asocié con otras personas para recaudar impuestos de paso de coca que venía para los Estados Unidos,” dijo Rendón Herrera durante una audiencia judicial de dos horas. La confesión de quien fuera uno de los capos del narcotráfico más grande del país y cabeza de Los Urabeños, señala que participó en el tráfico de cerca de 73.645 kilos de cocaína.

Según explicó la juez Irizarry, a Daniel Rendón Herrera se le investigaba por conformar una empresa ilícita que de manera ininterrumpida conspiró para enviar y distribuir cocaína y además para llevar a cabo asesinatos. A eso se suma, el cargo de conspirar para ofrecer apoyo a una organización extranjera terrorista.

El exjefe de Los Urabeños fue acusado por la Corte del Distrito este de Nueva York, junto con otros 17 miembros de lo que hoy se conoce como el Clan del Golfo. Según el indictment, desde junio de 2003 hasta diciembre de 2014, habría coordinado con los demás jefes de la organización asesinatos y envío de toneladas de droga que fue enviada desde Colombia hasta México y algunos países de Centroamérica, para luego introducirlos en alianza con otros carteles a Estados Unidos.

Frente a la organización, para entonces llamada Los Urabeños, señala la acusación que era una organización que empleaba sicarios para realizar asesinatos para mantener disciplina, control territorial y expandir el control y “prestigio” de grupo ilegal.

Su accionar delincuencial y paramilitar se asocia directamente a la llamada “casa Castaño”, es decir, la conformada por los fundadores de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC): Fidel, Carlos y Vicente Castaño Gil, y es hermano de otro temido jefe paramilitar: Freddy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.